La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português 简体中文 日本語 Русский Français Deutsch

A mediados de año, la vacuna para niños contra COVID-19 en EU

February 17, 2021 - por

A mediados de año, la vacuna para niños contra COVID-19 en EU

Un trabajador médico sostiene una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19. [Foto: Reuters]

Las dos compañías que lideran la producción de vacunas contra el COVID-19 anunciaron el inicio de pruebas en menores de edad, sin embargo, las pruebas en todo el país no han comenzaron aún, ni los resultados se verán a corto plazo.

En Nevada, las pruebas de Moderna comenzarán en los próximos dos meses, para encontrar la dosis apropiada para menores de diferentes grupos de edad, comenzando con los infantes hasta llegar a los adultos más jóvenes

“Comenzaría tan pronto como a los seis meses y luego, en el estudio que he visto, sería hasta los 12 años, y habría otros protocolos probablemente vigentes para las edades de 12 a 18”,  dijo el Dr. Michael Levin, Investigador en Jefe para Moderna en Nevada.

Aunque la vacuna para niños es básicamente la misma que hoy se aplica a los adultos, será administrada en dosis y concentraciones diferentes, dependiendo del grupo de edad y, según el doctor Levin, seguramente vendrá modificada para contrarrestar los efectos de las mutaciones del virus original, que han aparecido.

“Muestra que las vacunas actuales protegerán, pero pueden y están desarrollando dosis de refuerzo específicas para las nuevas mutaciones”, dijo Levin.

Aunque en varios estados ya comenzaron las pruebas, la Administración de Drogas y Alimentos, o FDA, tarda semanas en aprobar este tipo de protocolos antes de que puedan llegar al público, por lo que el inicio de la vacunación de los menores de edad, en Estados Unidos, podría comenzar recién a mediados del 2021.

Una de las primeras acciones ejecutivas del presidente Joe Biden fue proporcionar el retorno pleno de EE.UU. a la Organización Mundial de la Salud. El principal experto en enfermedades infecciosas de EE.UU., Anthony Fauci, dijo a fines de enero que tiene la esperanza que la vacunación contra COVID-19 en los niños comience “dentro de pocos meses”.

“Con suerte cuando lleguemos al fin de la primavera y comience el verano, podremos vacunar a los niños”, indicó Fauci a periodistas en enero.

Los niños representan una cuarta parte de la población en EE.UU. Para que EE.UU. alcance la inmunidad colectiva, es preciso que entre el 70 % y 80 % sea vacunado.

Fauci dijo entonces que no se desea que se realice una prueba de eficacia donde se involucren a decenas de miles de niños. En su lugar, explicó, se esperan pruebas a menor escala, que vaya de cientos a miles.

En una reunión de cabildo abierto organizada por CNN, el presidente Joe Biden respondió el martes en la noche preguntas de la audiencia y prometió que cualquier estadounidense que quiera una vacuna tendrá acceso a ella a mediados de año.  

Biden anuncia nuevas acciones para expandir y mejorar las pruebas de COVID-19

Este miércoles, la Casa Blanca anunció que como parte de su Estrategia Nacional para la Respuesta al COVID-19 y la Preparación para una Pandemia, el presidente Biden impulsa una serie de nuevas acciones para expandir las pruebas de COVID-19, mejorar la disponibilidad de las pruebas y prepararse mejor para la amenaza de variantes.

Con ese objetivo, el comunicado de la Casa Blanca informó que la idea es llegar “a escuelas y poblaciones desatendidas”. Para ello, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), en asociación con el Departamento de Defensa (DOD), “hará una inversión de 650 millones de dólares para expandir las oportunidades de pruebas para las escuelas y los entornos de congregación desatendidos, como los refugios para personas sin hogar”.

El DOD invertirán 815 millones de dólares para aumentar la fabricación nacional de suministros de prueba y materias primas que han creado problemas de escasez.
Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) invertirán casi 200 millones de dólares para identificar, rastrear y mitigar las cepas emergentes de SARS-CoV-2 mediante la secuenciación del genoma.