A Rusia, el mayor castigo deportivo de la historia por falla antidopaje

December 9, 2019 - por

A Rusia, el mayor castigo deportivo de la historia por falla antidopaje

Dimitri Medvediev, primer ministro de Rusia, consideró que la "histeria antirrusa" ya es crónica. Foto Twitter @MedvedevRussiaE

Moscú.

Pésimas noticias para el deporte ruso llegaron desde Lausana, Suiza, donde los doce miembros del Comité Ejecutivo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) por unanimidad decidieron este lunes excluir a Rusia como país –con bandera e himno– de las principales competiciones internacionales durante los siguientes cuatro años.

El mayor castigo de la historia del deporte –que incluye los Juegos Olímpicos tanto de verano en Tokio-2020 como de invierno en Pelkín-2022 y el Mundial de futbol en Qatar 2022– sólo podrá evitarse, posibilidad casi descartada, si el Tribunal de Arbitraje Deportivo da la razón a Rusia en el recurso de apelación que tiene derecho a presentar en el transcurso de los próximos 21 días.

Sin duda lo harán la Agencia Rusa Antidopaje (Rusada, por su acrónimo en ruso) o el Comité Olímpico de Rusia, incluso Federaciones por separado, pero pocos rusos creen que se pueda anular la decisión de la AMA, la cual de una u otra forma –aunque nunca tan severa– se esperaba desde que el Comité de Revisión de Cumplimiento (CRC), organismo independiente de la agencia, recomendó imponer sanciones a Rusia.

Los expertos del CRC detectaron que el Laboratorio de Moscú de la Rusada manipuló los datos al proporcionar, a comienzos de este año, “información incompleta y poco fiable”.

Según la AMA, en consecuencia, esa manipulación –en particular, el borrado de ficheros que se encontró en los servidores de la Rusada– hace imposible saber  si 145 de los 298 deportistas rusos, que estaban en la base de datos como presuntos responsables de infringir las reglas antidopaje, dieron o no positivo en las pruebas.

El primer ministro Dimitri Medvediev admitió que el deporte ruso tiene “problemas serios” en materia de dopaje, pero atribuyó la medida sin precedentes de la AMA a “la histeria antirrusa, que adquirió ya una forma crónica”.

Excluida Rusia como país, los deportistas rusos que quieran, a título personal, participar en una competición regulada por el código mundial antidopaje deberán someterse a todo tipo de nuevas pruebas para quedar libres de toda sospecha y poder presentarse bajo bandera neutral, como sucedió ya por primera vez con los atletas en los Juegos Olímpicos de Río en 2016.

Aplicado ahora a todos los deportistas y a todas las competiciones, salvo contadas excepciones, el castigo tuvo aquí efectos devastadores para el deporte ruso.

Más allá del bofetón simbólico de que ningún funcionario ruso, sea de una modalidad deportiva o del gobierno, podrá formar parte de órganos deportivos a escala mundial ni asistir a una competición internacional, los realmente afectados son los deportistas que corren el riesgo de perder cuatro años si no logran demostrar que, despojados de toda presunción de inocencia, nada tuvieron que ver con el consumo de sustancias prohibidas.

Rusia tampoco podrá solicitar ser sede de ninguna competición internacional y las que ya había conseguido –como los mundiales de voleibol masculino y de lucha en 2022 o la Universiada de 2023– deberán ser asignadas a otro país.

La exclusión no afecta la participación de Rusia en la Euro-2020 (campeonato europeo de futbol) y tampoco retira a San Petersburgo la condición de ciudad sede de cuatro partidos ni de la final de la Liga de Campeones en 2021, organizadas por la UEFA con su propio reglamento de dopaje.