Al alza, incremento de personas sin hogar (homeless); la causa fundamental: el alto costo de las viviendas y las adicciones a drogas

May 17, 2019 - por

Al alza, incremento de personas sin hogar (homeless); la causa fundamental: el alto costo de las viviendas y las adicciones a drogas

Casas de campaña en las que habitan personas sin hogar, a media cuadra del palacio municipal de la Ciudad de Los Angeles.

En California va en aumento el número de personas que carecen de hogar y vive en la calle, en parques o en vehiculos.

En todo el estado, se estimaba que había 129,972 personas sin hogar en 2018, y estos aumentos en la plaza de personas sin hogar con una tendencia preocupante ya observada por varios condados en el sur de California

Los condados de Orange, San Bernardino y Riverside registraron aumentos porcentuales en el número de personas sin hogar en los dígitos dobles para 2019.

Se espera que Los Ángeles publique sus hallazgos a fines de mes, y los funcionarios locales no son optimistas de que muestren signos de que el problema está disminuyendo, incluso cuando se gastaron $ 619 millones el año pasado para lidiar con la crisis.

El incremento de menesterosos se debe, fundamentalmente, al incremento en las rentas y a la falta de sitios de Vivienda, de acuerdo a reportes de diversas ciudades.

Otro factor es que los adictos a las drogas y al alcohol también van creciendo y tienen en la via pública un último recurso para disponer de un sitio para vivir.

En San Francisco aumentó en 17% el número de residentes sin hogar en los últimos dos años, según los resultados preliminares del conteo de puntos en el tiempo de la ciudad.

En enero, los voluntarios registraron 8.011 personas sin hogar que vivían en refugios y en las calles de la ciudad de aproximadamente 880.000. Su conteo de 2017 registró 6,858 personas.

“Los resultados iniciales de este recuento muestran que tenemos más que hacer para proporcionar más refugio, más salidas de las personas sin hogar y para evitar que las personas se queden sin hogar en primer lugar”, dijo el alcalde de la ciudad, London Breed, en un comunicado.

La cantidad de personas que viven en automóviles y campistas creció, en gran parte debido a que la cantidad de personas sin techo aumentó, dijo la ciudad.

Los precios de los alquileres en San Francisco se han disparado, por lo que es un factor importante en el debate a nivel estatal sobre la mejor manera de reducir la cantidad de personas que viven en las calles.

Pero Breed compartió algunas buenas noticias para su ciudad: los jóvenes y las personas sin hogar veteranos cayeron un 10% y un 14%, respectivamente. También anunció que el presupuesto de la ciudad incluiría 5 millones de dólares para proyectos destinados a evitar que las personas se queden sin hogar.

Pero San Francisco planea publicar en julio hallazgos más extensos sobre la falta de vivienda que podrían revelar tendencias más preocupantes.

Más al sur, en el Área de la Bahía, el número de personas sin hogar que viven en el condado de Santa Clara aumentó un 31% en los últimos dos años, de 7.394 a 9.706, según los resultados preliminares publicados por el condado. San José vio una oleada de 1,822 personas, para un total de 6,172 residentes sin hogar que viven en la ciudad más grande del condado.

“Todos tenemos la responsabilidad compartida de abordar esta crisis: todas las ciudades y todos los vecindarios”, dijo el alcalde de San José, Sam Liccardo, en un comunicado. “Eso significa que debemos alojar a los vecinos sin hogar aquí, no al proverbial ‘en otro lugar'”.

En el condado de Alameda, en Este de la Bahía, las cifras no fueron mejores, con un aumento del 43% desde 2017. La población sin hogar allí es 8.022, de las cuales 6.312 no están cubiertas.

Los informes completos de ambos condados también se publicarán en julio. La organización que realizó el recuento de Alameda, EveryOne Home, dice que aproximadamente 1,500 personas regresan a viviendas permanentes cada año, pero esa cantidad se compensa con las 3,000 personas que quedan sin hogar por primera vez cada año.

El gobierno federal exige los recuentos de un punto en el tiempo como una forma de evaluar cómo se distribuyen los fondos para las personas sin hogar.