La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português 简体中文 日本語 Русский Français Deutsch

Alerta del FBI: extremistas de QAnon, fanáticos de Trump, pretenden usar uniformes de la Guardia Nacional para impedir que Biden sea ungido como presidente. Hay dos detenidos

January 19, 2021 - por

Alerta del FBI: extremistas de QAnon, fanáticos de Trump, pretenden usar uniformes de la Guardia Nacional para impedir que Biden sea ungido como presidente. Hay dos detenidos

Un miembro de la Guardia Nacional de EE.UU., vigilando fuera del edificio del Capitolio, Washington D.C. (la capital), 17 de enero de 2021. (Foto: AFP)

Policía de EE.UU. alerta que el grupúsculo QAnon podría intentar impedir la investidura presidencial del 20 de enero, haciéndose pasar por la Guardia Nacional.

Según un reporte emitido este martes por el diario estadounidense The Washington Post, un informe del lunes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), entregado a las fuerzas del orden, recoge la preocupación existente en torno a que los partidarios de la infundada teoría de la conspiración, respaldada por el saliente presidente, Donald Trump, puedan intentar interrumpir el miércoles 20 de enero la toma de posesión del mandatario electo, el demócrata Joe Biden.

El FBI sugirió en su documento que los partidarios del grupúsculo QAnon sopesan la posibilidad de hacerse pasar por efectivos de la Guardia Nacional, evitando así las medidas de seguridad.

Es por ello que la Guardia Nacional reveló, por su parte, la misma jornada, que ya estaba investigando a sus miembros, teniendo como objetivo prescindir para ese día de los efectivos que en alguna ocasión han expresado opiniones extremistas.

De igual modo, conforme al mencionado informe, en los últimos días la Guardia Nacional ha aumentado las medidas de vigilancia en el Capitolio.

Dos miembros de la Guardia Nacional del Ejército de Estados Unidos fueron retirados del contingente que se encargará de la seguridad durante la ceremonia de toma de posesión de Joe Biden como presidente, debido a lazos con milicias ultraderechistas, informaron fuentes oficiales.

Las fuentes no detallaron en qué unidad están sirviendo los dos individuos, ni a qué milicia ultraderechista pertenecían.

Al ser preguntado al respecto el martes por AP, la Guardia Nacional remitió toda interrogante al Servicio Secreto, afirmando: “Por razones de seguridad operacional, no hablamos sobre el contenido o el resultado del proceso de investigación a miembros de las fuerzas armadas que participan en la seguridad de la toma de posesión”. El Servicio Secreto es una agencia federal bajo la supervisión del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos que entre otras funciones protege la integridad del presidente, el vicepresidente, los expresidentes y sus familiares cercanos.

Esta preocupación surge a raíz de los sucesos registrados el pasado 6 de enero, cuando seguidores del presidente republicano asaltaron el edificio del Capitolio, sede del Congreso, para denunciar un supuesto “fraude” electoral en las elecciones del pasado 3 de noviembre.

Debido a la sensación de inseguridad e incertidumbre que impera, todas las capitales de los 50 estados de EE.UU. están en alerta máxima, a fin de evitar incidentes como el que se produjo en el Capitolio.

El Servicio Secreto de EE.UU., el principal encargado de garantizar la seguridad de la toma de posesión de Biden, ha lanzado, a su vez, un plan que incluye duras restricciones de acceso a Washington D.C. (capital estadounidense); la ciudad capitalina estará circunscrita bajo un perímetro de ‘Zona Verde’ al más puro estilo de Bagdad (capital de Irak).

(Reuters)(Reuters)

El Servicio Secreto había dicho a la AP el lunes que no haría comentarios sobre si algún miembro de la Guardia Nacional ha sido excluido de las medidas de seguridad que rodean a la toma de posesión.

El documento, un resumen de las amenazas que el FBI identificó en una reunión de inteligencia del lunes, advirtió que tanto los “lobos solitarios” como los adherentes a la ideología extremista de QAnon, algunos de los cuales se unieron al violento asedio al Capitolio el 6 de enero, han indicado que planean venir a Washington para la ceremonia de juramento del presidente electo Joe Biden.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, dijo el domingo que las autoridades están conscientes de la posible amenaza y advirtió a los comandantes que estén alertas ante cualquier problema al interior de sus filas a medida que se acerca el cambio de poder. Sin embargo, a la fecha él y otros altos funcionarios aseguran que no han visto asomo de amenaza alguna, y las autoridades señalaron que en la investigación tampoco ha aflorado alguna situación irregular.

Unos 25.000 miembros de la Guardia Nacional han enfilado hacia Washington desde diversas partes del país, al menos dos veces y media más que en ceremonias anteriores. Y aunque las fuerzas armadas investigan de rutina a los miembros militares de que no tengan vínculos extremistas, la revisión del FBI se suma a la de cualquier seguimiento previo.