Aumenta la oposición al Muro de Trump con extrañas alianzas

October 7, 2020 - por

Aumenta la oposición al Muro de Trump con extrañas alianzas

Trump y su muro. Foto/AFP

LAREDO

El exagente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos Daniel Perales pasó horas a lo largo de los años agazapado en la desembocadura del arroyo Zacata, un afluente del Río Bravo, escuchando el chasquido de la caña de carrizo cuando personas que cruzaban la frontera desde México llegaban a la ribera norte.

En estos días, escucha el silbido del pájaro cantor de Morelet, un ave rara en el lugar, y se inquieta por la propuesta de construcción de un muro fronterizo aquí.

“Fragmentaría el hábitat de las aves, especialmente las que viven a lo largo del río”, dijo Perales, que pasó casi 30 años con la agencia federal y supervisó a 400 agentes en la Estación Norte de Laredo antes de retirarse en 2007.

Perales dijo que votó por el presidente Donald Trump en 2016 y que planea hacerlo de nuevo, pero eso no le ha impedido unirse a las filas de los residentes de Laredo que se oponen a construir una barrera en la frontera entre Estados Unidos y México, como propone su candidato.

“No es necesario. No es necesario un muro aquí”, dijo Perales, quien sostiene que las cámaras y las carreteras de patrulla eran suficientes.

Hace dos semanas, frente a un tribunal de Laredo, militares veteranos contra el proyecto fronterizo se movilizaron para detener una caravana de partidarios de Trump que había intentado pasar por encima de un mural callejero de nueve metros que llama a desfinanciar el muro.

La oposición a los planes de un tramo de muro en los condados de Zapata y Webb, que incluye Laredo, ha unido a algunos extraños compañeros de viaje: artistas callejeros, multimillonarios republicanos, monjas católicas, militares y veteranos de la patrulla fronteriza, conservacionistas y una tribu local de nativos americanos.

En el condado de Webb, ha emitido contratos por valor de 1.05 billones de dólares a tres compañías de construcción para construir aproximadamente 69 millas de una pared de bolardo de acero de 30 pies, así como construir carreteras y añadir cámaras y otra tecnología de vigilancia.

La construcción está programada para comenzar tan pronto como en enero, dependiendo de la disponibilidad de tierra.

En un comunicado de prensa de agosto, los funcionarios de la Dirección de Fronteras y Aduanas (CBP) dijeron que el muro de Laredo es necesario para “impedir y evitar los cruces ilegales de la frontera y las actividades de contrabando de drogas y personas de las organizaciones delictivas transnacionales”. En el sector de Laredo, el tráfico no ha disminuido durante la pandemia de coronavirus como en otros sectores, según los datos del gobierno.

En declaraciones a Reuters, el portavoz de la agencia, Matthew Dyman, dijo que el organismo está comprometido con la protección de los recursos culturales y naturales, como los corredores de vida silvestre y los artefactos o sitios culturalmente sensibles de los nativos americanos.

La agencia está ahora estudiando terrenos para su posible compra. Dyman dijo que “siempre es la preferencia del CBP” obtener tierra voluntariamente a través de ofertas negociadas, pero si eso no es posible, puede ser necesaria una acción de expropiación, conocida como dominio eminente.

La mayoría de los estadounidenses se oponen a una expansión sustancial del muro fronterizo, según una encuesta de Pew de enero de 2019, pero las opiniones se dividían según los partidos, con un 82% de republicanos a favor y un 93% de demócratas en contra.

La oposición en Laredo, que es predominantemente demócrata pero con un contingente republicano importante, parece más desequilibrada. Más de dos docenas de ciudades, condados y tribus nativas americanas en la región fronteriza han aprobado resoluciones en contra del proyecto, incluyendo Laredo en 2017.

DECLARANDO LA INDEPENDENCIA, DE NUEVO

Laredo es una ciudad de 262.000 habitantes, situada en una antigua colonia española y territorio mexicano, a orillas del Río Bravo. Aquí, las divisiones políticas partidistas se evaporan rápidamente cuando se trata de decidir los límites y el destino de la tierra.

El condado de Webb es 95% hispano y muchos residentes tienen conexiones familiares con México. Los dueños de negocios dependen del comercio transfronterizo. Algunos rancheros remontan sus derechos de propiedad a las concesiones de tierras españolas del siglo XVIII. Los antepasados de la tribu Carrizo/Comecrudo de Texas formaron sus lazos con el territorio aun antes.

En 1840, Laredo fue la sede de la efímera República del Río Grande, cuya independencia de México duró 10 meses antes de que su caballería fuera aplastada por el ejército de ese país.

“Hemos declarado la independencia antes y podríamos hacerlo de nuevo”, dijo Margarita Araiza, directora ejecutiva de la Webb County Heritage Foundation y con raíces familiares en Laredo que se remontan a doce generaciones de aquella rebelión del siglo XIX.

Le preocupaba que la construcción del muro pueda destruir o desestabilizar los edificios históricos de piedra arenisca de 250 años de la ciudad y romper su acogedora relación con el río Bravo, donde los residentes suelen pescar, hacer picnics y pasear.

“Esta es la razón por la que se creó esta ciudad, por el acceso al río”, dijo Araiza.

El portavoz del CBP, Dyman, dijo que ningún edificio histórico se vería directamente afectado por la construcción del muro fronterizo según los planes actuales.

Araiza es uno de los miembros fundadores de la Coalición del Muro Sin Fronteras de Laredo, un grupo poco organizado que busca detener el proyecto.

Trabajando con una coalición de propietarios de tierras preocupados está el Banco IBC de Laredo, cuyo director ejecutivo, Dennis Nixon, fue uno de los principales donantes de Trump en 2016. La barrera propuesta podría atravesar las 30 hectáreas de propiedad del banco frente al río.

“En un momento en que el socio comercial número uno (de Estados Unidos) es México, ¿cuál es el mensaje que estamos enviando a nuestros amigos en México?” dijo Gerardo Schwebel, vicepresidente ejecutivo de la división internacional corporativa del banco.

No todos en la ciudad se oponen a la barrera. Los partidarios dicen que la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, al otro lado del río, es un centro de tráfico de drogas y de contrabando de personas.

“Nadie quiere construir un muro alrededor de sus casas si no es necesario, pero se necesita esa seguridad”, dijo Héctor Garza, presidente del capítulo sindical local del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza.

¿UNA MEJOR MANERA?

El muro fronterizo propuesto en Texas atraviesa principalmente terrenos privados, generando oposición y algunas alianzas entre ocupantes y propietarios de tierras grandes y pequeñas.

Felipe Antonio Pérez, un carpintero jubilado de 92 años, dijo que había vivido en su modesta casa de madera cerca de la orilla del río en el histórico barrio La Azteca de Laredo durante más de sesenta años. Parado al lado de un letrero de “No al Muro” en su cerca, le dijo a Reuters que había rechazado una investigación del gobierno sobre la agrimensura de su tierra.

La familia Fasken, rica en petróleo y uno de los cincuenta mayores terratenientes de Estados Unidos con 34.000 hectáreas sólo en el condado de Webb, fundó la Coalición de Propietarios de Tierras del Río Grande para detener el proyecto del muro.

“Creemos que hay una mejor manera de asegurar la frontera y que levantar un muro de 30 pies (nueve metros) de alto para hacer una manifestación política no es el mejor uso del dinero de los contribuyentes”, dijo Bill Skeen, administrador de bienes raíces de la familia.

También se oponen las hermanas del centenario Hogar Infantil del Sagrado Corazón para huérfanos, que tiene vista al río.

“Ponte en el lugar de un individuo que ha quedado huérfano -abandonado, abusado o cuyos padres han muerto- la tierra y su belleza natural y su vista se convierte en tu refugio”, dijo Beto Cárdenas, el abogado que representa a las hermanas en sus negociaciones con el gobierno.

El territorio ancestral de la Tribu Carrizo/Comecrudo de Texas se extiende a ambos lados del río, dijo su presidente Juan Mancias mientras inspeccionaba los sauces de la ribera que la tribu usa para construir cabañas ceremoniales en las tierras de los ranchos en las afueras de Laredo. Los cementerios de los nativos se encuentran junto al río, dijo.

“El muro es un ataque racial a nuestra identidad como gente de la tierra”, dijo.

Mancias dijo que la tribu no es dueña de la tierra frente al río “nos posee”, pero su gente está comprometida a protegerla.

“Mis bisnietos se negarían a esto”, dijo, mirando el paisaje salpicado de árboles de mezquite y salvia púrpura. “Se les negaría lo que son.”

Con información de Reuters