Autoridades de Newport Beach desoyen al gobernador Newsom y votan por abrir las playas los próximos tres fines de semana

April 28, 2020 - por

Autoridades de Newport Beach desoyen al gobernador Newsom y votan por abrir las playas los próximos tres fines de semana

Unas 80 mil personas estuvieron el pasado fin de semana en playas de Orange.

Newport Beach no cerrará sus playas. Así lo decidieron ,en votación, los funcionarios del ayuntamiento votaron  este martes, a pesar de las críticas del gobernador de California de que las multitudes de fin de semana amenazaron los esfuerzos para frenar el coronavirus y reabrir la economía del estado.

Esto ocurre mientras cifras de autoridades sanitarias dan cuenta de un alza creciente de infectados por coronavirus. A nivel estatal ya son 46 mil 445 y el número de fallecimientos es de mil 873.

En Los Angeles, los casos son 21 mil 017 y los decesos, mil 4, en tanto que en Orange, los portadores del COVID-19 llegan a dos mil 151 y 42 las muertes.

En tanto, el ayuntamiento votó 5-2 para rechazar una moción para cerrar las playas durante los próximos tres fines de semana, aunque los muelles de la ciudad y el famoso lugar de surf Wedge están cerrados.

La votación durante una reunión virtual se produjo después de que 80,000 personas llegaron a las costas del Condado de Orange el pasado fin de semana cuando la primera ola de calor del año elevó las temperaturas. Los salvavidas dijeron que la mayoría de la gente parecía obedecer las reglas de distanciamiento social y mantener una distancia de 6 pies entre los grupos.

Algunas personas usaban máscarillas, pero la mayoría no, y los grupos parecían adherirse a sí mismos y no se mezclaban, dijo.

Muchas áreas recreativas, desde senderos para caminatas hasta parques y patios de recreo, han estado cerradas durante semanas y se ha alentado a decenas de millones de californianos a evitar salir bajo varias órdenes de quedarse en casa diseñadas para limitar el contacto que podría propagar el COVID-19.

Si bien la mayoría de las playas del condado de Los Ángeles han estado cerradas desde marzo, el mosaico de playas estatales y locales del sur de California significa que algunas permanecieron abiertas en otros lugares. Algunas comunidades se han preocupado de que se sientan abrumadas por personas que conducen hacia el norte o hacia el sur desde la región en expansión y desde las zonas del interior para obtener una brisa marina.

El lunes, el gobernador Gavin Newsom reprendió a las multitudes que llenaron las playas el fin semana en los condados de Ventura y Orange, llamándolos un ejemplo de “qué no hacer” si el estado quiere continuar su progreso luchando contra la propagación de COVID-19, lo que permitiría un alivio de órdenes de estadía en el hogar locales y estatales.

“Este virus no se quita los fines de semana, no se va a casa porque es un hermoso día soleado alrededor de nuestras costas”, dijo.

Esos condados rechazaron lo dicho por el gobernador, diciendo que la mayoría de los que acudieron la playa siguieron los protocolos de distanciamiento social, manteniéndose a 6 pies de distancia en la arena.

En Newport Beach, los miembros del Concejo y el público parecían más preocupados por los problemas de estacionamiento. La ciudad ha cerrado algunos estacionamientos en la playa y la policía planeó hacer cumplir las leyes de estacionamiento del vecindario. Un orador describió una “línea de conga” de autos que circulaban durante horas por sus vecindarios en busca de estacionamiento.

La ciudad también dijo que planea tener socorristas monitoreando las playas.

Algunos oradores públicos expresaron su preocupación de que con otras playas cerradas, los forasteros que puedan estar infectados pero que no muestren síntomas podrían ser canalizados a las costas locales. Algunos dijeron que los visitantes no llevaban cubrebocas  caminaban por la ciudad para llegar a la orilla.

“Hubo cero distanciamiento social. Estuve allí ”, dijo un residente. “Se ha contenido en Los Ángeles ahora. ¿Por qué traerlo aquí?

Aquellos que pidieron mantener abiertas las playas se mostraron escépticos sobre el alcance del brote de coronavirus y tendieron a agrupar el problema con medidas de distanciamiento social que percibieron como ataques contra la libertad personal y la economía.

El Condado de Orange ha tenido más de 2,000 casos de coronavirus, más de 500 en una semana, y alrededor de 40 muertes. Sin embargo, el miembro del Concejo Municipal Kevin Muldoon dijo que creía que el condado había “aplanado la curva”, es decir, minimizó aumento de casos.

“Las tácticas de miedo no son la solución”, dijo. “Esta es América. Las personas tienen derecho a la libre circulación “. Pero el miembro del Concejo Municipal, Jeff Herdman, argumentó que las multitudes de fin de semana representaban una amenaza para la salud, citando el recuento de un solo día.