Biden acaricia la Presidencia de EU y Trump no parece dispuesto a soltarla: impugna estados clave

November 5, 2020 - por

Biden acaricia la Presidencia de EU y Trump no parece dispuesto a soltarla: impugna estados clave

El conteo de votos aún no finaliza en EU, pero Joe Biden, el candidato demócrata, está a sólo 6 puntos de la Casa Blanca. Foto: Patrick Semansky, AP.

 Luego de dos días de suspenso y de una cerrada entrega de resultados por parte del Colegio Electoral en Estados Unidos, Joe Biden, el demócrata de 77 años, está a sólo seis votos de convertirse en el Presidente electo número 46 de Estados Unidos. Pero del otro lado, un Donald Trump enfurecido con el sistema electoral y quien advirtió desde hace semanas a sus seguidores que se preparaba un fraude en la elección del 3 de noviembre, ha tratado de impedir el camino de Biden a la Casa Blanca con reclamos para frenar los conteos y cuatro demandas de irregularidades en Georgia, Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

En la madrugada de este jueves, el también exvicepresidente de EU en la administración de Barack Obama sumaba 264 delegados en el Colegio Electoral y está a un paso de lograr los 270 compromisarios que le darían las llaves de la Casa Blanca, frente a los 214 que acumula Tru.

La batalla durante prácticamente todo el miércoles se centró en Nevada, un estado que da los seis votos electorales que le hacen falta a Biden para proclamarse ganador. Los ojos de los estadounidenses y del mundo han estado pendientes en ese estado, donde Reno y Las Vegas, serán definitivas.

Tanta ha sido la atención sobre esa entidad que Nevada se convirtió en trending topic mundial en Twitter, y no faltó la lluvia de memes donde usuarios se burlaron de la lentitud del conteo y de la incapacidad del Colegio Electoral para dar resultados expeditos.

La jornada de ayer también exhibió el caduco sistema electoral estadounidense y cómo, si la votación popular contara, Joe Biden se habría declarado ganador desde el miércoles a mediodía.

Al cierre de este reporte [las 2 de la mañana, hora de México], Biden registraba 72 millones 038 mil 030 sufragios, con lo que se convirtió en el candidato a la Presidencia más votado en la historia de EU, por encima de Obama, quien alcanzó el récord de 69.4 millones de sufragios en la elección de 2008.

El diario francés Le Monde lleva los titulares “Trump-Biden: Estados Unidos se desgarra. Editorial: Una democracia en peligro”. En un kiosko en París, el 4 de noviembre de 2020. Foto: Francois Mori, AP.

Frente a esos 72 millones 038 mil 030, Donald Trump reportaba 68 millones 580 mil 825 votos, pero esta diferencia no fue suficiente para cerrar la victoria del demócrata.

La cifra final y, en particular, el número de votos del Colegio Electoral se mantiene en suspenso.

BIDEN, OPTIMISTA; TRUMP OPTA POR DEMANDAS

El aspirante demócrata Joe Biden afirmó este miércoles que cree que ganará las elecciones conforme está avanzando el recuento, en una intervención desde el Chase Center de Wilmington (Delaware).

“Creemos que seremos los ganadores” cuando todos los votos se hayan contado, dijo Biden cuando aventajaba al Presidente Donald Trump por 248 delegados a 214 en el Colegio Electoral, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses.

Incluso se adelantó con una nueva promesa, insistió  en que de ser elegido Presidente de Estados Unidos regresará al Acuerdo de París sobre el clima, cuya retirada se hizo efectiva hoy después de que la Administración de Donald Trump lo decidiera hace tres años.

“Hoy la Administración de Trump abandonó oficialmente el Acuerdo Climático de París. Y en exactamente 77 días, una Administración Biden volverá a adherirse a él”, tuiteó el exvicepresidente demócrata.

Por su parte, la campaña de reelección del Presidente estadounidense desafió este miércoles el escrutinio en un cuarto estado clave, el de Georgia, al pedir que se localicen e invaliden posibles votos emitidos fuera de plazo.

Georgia es el tercer estado clave –junto a Pensilvania y Michigan– en el que la campaña de Trump ha presentado una demanda para cuestionar algún aspecto del escrutinio, mientras que en otro territorio, Wisconsin, el equipo del mandatario ha pedido un recuento de todos los votos.

“No permitiremos que funcionarios electorales demócratas le roben estas elecciones al Presidente Trump con papeletas emitidas de forma tardía e ilegales”, dijo en un comunicado el “número dos” de la campaña de reelección del Presidente, Justin Clark.

La demanda, presentada ante el condado de Chatham, donde se encuentra la ciudad de Savannah y que es de tendencia demócrata, alega que “un observador republicano observó cómo se añadieron ilegalmente 53 papeletas emitidas tarde a un montón de papeletas emitidas a tiempo por correo” en ese condado, explicó Clark.

Para ser válidas, las papeletas en Georgia debían llegar antes de las 19:00 horas locales de este martes, día de las elecciones, y la campaña de Trump aludió a ese presunto incidente en Savannah, del que no aportó pruebas, para alegar que posiblemente se estaban intentando contar votos recibidos más allá de esa hora.

El recurso presentado por la campaña pide “que todos los condados separen cualquier papeleta que hubiera llegado tarde respecto a aquellas emitidas legalmente, para asegurar unas elecciones libres y justas”, resumió Clark.

El Partido Republicano planeaba presentar demandas similares en una docena de condados de Georgia.

El anuncio llegó cuando el escrutinio en Georgia supera ya el 95 por ciento y los resultados están muy ajustados, por lo que el camino a la Casa Blanca podría depender de los 16 votos electorales que reparte ese estado sureño.

DECENAS SALEN A PROTESTAR

Decenas de simpatizantes del Presidente Donald Trump acudieron el miércoles a centros de recuento de sufragios en Detroit y Phoenix conforme los resultados se iban inclinando en contra de Trump, mientras que miles de manifestantes en contra del mandatario y que exigen que se cuenten todos los votos en la indefinida contienda presidencial salieron a las calles de varias ciudades del país.

“¡Detengan el conteo!”, coreaban los partidarios del Presidente en Detroit. “¡Detengan el robo!”, exclamaron en Phoenix.Las protestas se registraron mientras el Presidente insistía sin pruebas que había graves problemas con la votación y el escrutinio, y los republicanos presentaban demandas en varios estados sobre las elecciones.

Los manifestantes en Phoenix llenaron gran parte del estacionamiento en el centro electoral del condado de Maricopa, donde la policía vigilaba tanto el exterior del edificio como el proceso de escrutinio dentro.

El representante Paul Gosar, republicano de Arizona y férreo defensor de Trump, se sumó a la multitud y afirmó: “No vamos a dejar que roben estas elecciones. Punto”.

Sin embargo, seguía habiendo observadores de los dos grandes partidos dentro del centro electoral mientras las boletas se procesaban y contaban, y el proceso se emitía en vivo a través de internet en todo momento.

Dos importantes funcionarios del condado, uno demócrata y otro republicano, emitieron un comunicado expresando su preocupación por cómo se había extendido al desinformación sobre la integridad del proceso electoral.

“Todo el mundo debería querer que se cuenten todos los votos, ya fueran por correo o presentados en persona”, afirmó el comunicado firmado por Clint Hickman, presidente republicano de la Junta de Supervisores de Maricopa, y el supervisor demócrata Steve Gallardo. “Una votación precisa requiere tiempo (…) Esto es una prueba de democracia, no de fraude”.

Entre tanto, desde la ciudad de Nueva York a Seattle, miles de manifestantes salieron a la calle para reclamar que se contaran todos los votos.

En Portland, Oregon, donde se han registrado protestas periódicas durante meses, la gobernadora, Kate Brown, desplegó a la Guardia Nacional cuando los manifestantes cometieron lo que las autoridades describieron como violencia generalizada en el centro de la ciudad, lo que incluyó reventar ventanas. Los manifestantes en Portland protestaban por temas desde la brutalidad policial al conteo de votos.

Unas personas protestan en Portland, Oregon, el miércoles 4 de noviembre de 2020, luego de los comicios presidenciales de Estados Unidos. Foto: Marcio Jose Sanchez, AP.

“Es importante confiar en el proceso, y el sistema que ha garantizado elecciones libres y justas en este país durante décadas, incluso en épocas de grandes crisis”, dijo Brown en un comunicado. “Todos estamos juntos en esto”.

Richard March dijo haber acudido a una marcha contra Trump en Portland pese a tener un problema cardiaco que le hacía vulnerable al COVID-19.

“Cuestionar estas elecciones tiene consecuencias terribles para nuestra democracia”, dijo. “Creo que ahora somos una sociedad muy polarizada, y me preocupa lo que va a pasar en los próximos días y semanas y meses”.

Mientras, otra protesta marchaba por las avenidas de la zona central de Manhattan, flanqueada por agentes, donde se proclamaban lemas contra “todo el sistema”. “No se trata de quién esté en la Presidencia”, decía uno de los manifestantes que cubría la mitad de su rostro con un pañuelo negro y que no se quiso identificar.

Varios centenares de personas también se manifestaron este miércoles en Filadelfia, la principal ciudad del estado de Pensilvania, para que se cuenten todos los votos y se respete el proceso democrático de las presidenciales, que debe finalizar con el recuento de las papeletas enviadas por correo.

Los manifestantes pidieron de forma pacífica que se dé tiempo al recuento en la contienda presidencial entre el demócrata Joe Biden y el Presidente republicano, Donald Trump.

Los manifestantes solicitaron de manera pacífica que se cuenten todos los votos en Filadelfia. Foto: Tracie Van Auken, EFE

En Nueva York, cientos de personas pasaron junto a tiendas de lujo protegidas con tablones en la Quinta Avenida. En Chicago, los manifestantes marcharon por el centro y junto a una calle al otro lado del río de la Trump Tower.

Protestas similares, en ocasiones sobre las elecciones y en otras sobre la desigualdad racial, se desarrollaron en por lo menos media docena de ciudades, incluidas Los Ángeles, Seattle, Houston, Pittsburgh, Minneapolis y San Diego.

Múltiples personas observan a través de las ventanas de una oficina electoral el miércoles 4 de noviembre de 2020 mientras la policía impide que pasen, en Detroit. Foto: Carlos Osorio, AP.

Michigan ha estado en alerta durante varios meses por inquietudes de violencia política. En la primavera, varios manifestantes en contra del gobierno portaron armas al Capitolio estatal durante protestas contra las restricciones implementadas por la pandemia, y seis hombres fueron arrestados el mes pasado bajo cargos de conspirar para secuestrar a la gobernadora, Gretchen Whitmer.

Las manifestaciones en Detroit comenzaron poco antes de que The Associated Press declarara al demócrata Joe Biden como ganador en Michigan.

Un video grabado por medios locales mostraba a manifestantes descontentos reunidos afuera del centro de convenciones TCF y dentro del vestíbulo, gritando consignas de “¡Detengan el conteo!” y “¡Detengan la votación!”. Varios policías impidieron que ingresaran a la zona de conteo de votos.

Personas que quieren impugnar las elecciones gritan mientras miran por la ventana de un centro de conteo de conteo de votos, meintras la policía ayuda a mantener a observadores adicionales fuera para evitar aglomeraciones, el miércoles 4 de noviembre de 2020 en Detroit. Foto: Carlos Osorio, AP.

Horas antes, la campaña republicana interpuso una demanda en un intento por suspender el recuento de votos, exigiendo que la secretaria de Estado de Michigan, la demócrata Jocelyn Benson, permitiera la presencia de más inspectores. Trump ha insistido en repetidas ocasiones sin presentar evidencia que existen problemas graves con la votación y el conteo.

La Fiscal General de Michigan, la demócrata Dana Nessel, insistió en que a ambos partidos y al público se les había dado acceso al conteo “utilizando un robusto sistema de controles y contrapesos para garantizar que todos los votos sean contabilizados imparcialmente y con precisión”.

–Con información de EFE y AP.