Cancelación del NAICM no implicaría pérdida de confianza de inversionistas: Jiménez Espriú

October 17, 2018 - por

Cancelación del NAICM no implicaría pérdida de confianza de inversionistas: Jiménez Espriú

El próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, (cuarto de izquierda a derecha), participó en el Décimo Foro Nacional de Infraestructura del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas. Foto Susana González

Ciudad de México. 

El próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, aseveró que con una inversión de 3 mil millones de pesos se puede habilitar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y contar con más plataformas remotas, incluso utilizando el espacio que hoy ocupa el hangar presidencial para que en un año o año y medio pueda recibir de 48 o 50 millones de pasajeros.

“A lo mejor quitamos el hangar presidencial que al fin no lo vamos a usar ¿para qué lo queremos, si ya no va a haber avión”, dijo al ser entrevistado tras participar en el Décimo Foro Nacional de Infraestructura del Instituto Mexicano de Ejecutivo de Finanzas (IMEF).

Consideró que si se decide cancelar la construcción del aeropuerto de Texcoco, México no perderá la confianza de los inversionistas, pero también admitió que todo el proceso que al respecto ha llevado a cabo el equipo de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, “no es la mejor decisión” pero justificó que si dicho proyecto constituye un error más vale detenerlo a que salga más caro por continuarlo.

“Para nosotros, sí se los decimos con toda franqueza, la decisión que vamos a tomar no es la mejor. No hubiéramos hecho todo esto a partir de cero, pero hay una situación de hecho: hay un aeropuerto en construcción que lleva una inversión importante, pero lamentablemente se ha retrasado muchísimo y nos obliga a tomar otras posibilidades. Pero, bueno, trataremos de aclarar los puntos de desconfianza para adquirir la confianza nuevamente”, declaró ante la prensa.

Jiménez Espriú desestimó las objeciones que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) plantea en su estudio sobre la viabilidad del aeropuerto de Toluca, como problemas de neblina o conectividad para utilizarlo de manera complementaria al AICM, ambos incluidos junto con la base militar de Santa Lucía en una de las opciones que se votará en la consulta ciudadana que se llevará a cabo la siguiente semana.

También dijo que dicha consulta es legal aunque admitió que no es la “consulta popular” contemplada en la ley, pero será vinculante en tanto que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, decidió que tomará los resultados de la misma y los cuales respetará.

Subutilizado aeropuerto de Toluca

Sobre la inclusión del aeropuerto de Toluca en la consulta, Jimenez Espriú la justificó al señalar que está subutilizado porque actualmente sólo recibe 600 mil pasajeros cuando hace unos años eran 4 millones de pasajeros con posibilidades de recibir hasta 8 millones, actualmente sólo recibe 600 mil.

“Nos vemos obligados a incluirlo porque cualquier decisión que se tome no vamos a tener instalaciones listas en los próximos seis u ocho años y entonces vamos a tener la necesidad de atender más vuelos y más pasajeros en ese tiempo sin contar con nuevas instalaciones”, señaló.

Cuestionado sobre las objeciones que plantea la OACI sobre la operabilidad de Toluca, el próximo secretario sostuvo que todos los aeropuertos “tienen restricciones y limitaciones, pero todos tienen capacidades, además en ese caso no necesitamos las consideraciones sobre el aeropuerto de Toluca”.

Sobre la habilitación del AICM detalló que con 3 mil millones de pesos o menos para “evitar que se siga hundiendo una parte de la Terminal 2, modificar todos los sistemas internos como drenaje para evitar que se inunde, instalaciones eléctricos y una arreglada para que dure seis u ocho años, además de analizar otras plataformas, caminos de carretaje para desahogar pistas y modificar sistemas de control aéreo porque es uno de los pocos del país que no tiene de última generación que permite aumentar la frecuencia de vuelos para disponer en un año u año y menos podamos tener 48 o 50 millones de pasajeros”.

En cuanto a la polémica que ha generado el estudio de la OACI y las críticas que diversos analistas y dirigentes de organismos empresariales han hecho a Jiménez Espriú de utilizarlo de manera sesgada, éste admitió que dicho documento está enfocado al espacio aéreo del aeropuerto de Texcoco y sólo menciona algunas características de la base militar de Santa Lucía que, dijo, representan “una posición importante, firme y dura porque tienen condiciones para otra alternativa… OACI nos dijo ‘sí se puede, pero si se optara por eso hay que hacer una reestructuración del espacio aéreo”.

Reiteró que el próximo gobierno pretende establecer un sistema aeroportuario y si se cancela la obra de Texcoco puede iniciar con el AICM actual, Santa Lucía y Toluca, “y crecer después ampliarlo a Querétaro y Puebla”.