Donald Trump pierde adeptos entre las filas republicanas

July 1, 2020 - por

Donald Trump pierde adeptos entre las filas republicanas

El presidente de Estados Unidos se queda cada vez más sólo. Foto Ap

Nueva York.

Donald Trump enfrenta una creciente ola de oposición abierta no por sus contrincantes demócratas y el mosaico progresista, sino por agrupaciones influyentes dentro de su propio Partido Republicano y un creciente desencanto entre sus bases, lo cual si persiste podría ser letal para sus ambiciones de reelección.

En los últimos días y semanas, Trump ha logrado convertir a varios de sus ex colegas, aliados y cómplices en opositores, entre ellos generales conservadores y reconocidas figuras derechistas que fueron parte de su gabinete (desde el ex secretario de Defensa James Mattis a su ex asesor de Seguridad Nacional John Bolton). Algunos de ellos han declarado que no votarán por su ex jefe, otros lo han denunciado como una amenaza a la democracia estadunidense.

Al mismo tiempo, una agrupación de republicanos que operan bajo el nombre del Lincoln Project dedicados a descarrilar la reelección del abanderado de su propio partido (uno de los co-fundadores del proyecto es George Conway, esposo de la consejera de Trump, Kellyanne Conway) han lanzado una campaña publicitaria feroz diseñada a provocar al presidente y su gente. Por ejemplo, en una de las más recientes, un ex integrante de las fuerzas especiales navales (SEALs), dice que “quiero saber si Trump es un cobarde o si es un cómplice” ante el líder ruso Vladimir Putin. Su cuenta de Twitter tiene más de un millón de seguidores [https://twitter.com/ProjectLincoln].

Otro proyecto es el de “Votantes Republicanos contra Trump” que se identifican como republicanos, conservadores y ex votantes pro Trump quienes “no podemos apoyar a Trump este otoño”.  También están difundiendo publicidad en televisión y a través de sus redes sociales; cuenta con más de 127 mil seguidores en Twitter.

Por otra parte, figuras conservadoras destacadas no sólo han anunciado que no apoyarán al presidente sino que lo califican como un potencial autócrata peligroso que están dañando al partido y al país. Entre ellos está el veterano comentarista George Will, como el intelectual y ex alto funcionario neoconservador Bill Kristol, el autor y columnista Max Boot, entre otros.

Esta semana, cientos de altos funcionarios -algunos de nivel de gabinete- que trabajaron para el ex presidente republicano George W. Bush están por anunciar que endosarán la candidatura del ex vicepresidente Joe Biden, el contrincante demócrata del abanderado republicano, reportó Reuters.  “Este presidente es un peligro”, comentó Jennifer Millikin, una de las integrantes del grupo; otra señaló que los participantes están “optando por el país sobre el partido”.

Mientras tanto, el nivel de “satisfacción” con el curso del país entre republicanos se había mantenido arriba de 50 por ciento durante toda esta presidencia, pero ahora se ha desplomado a 19 por ciento, según la encuesta más reciente de Pew Research Center emitida esta semana.  Solo 25 por ciento de los republicanos dicen que se sienten orgullosos de su país (solo 10 por ciento de los demócratas afirman eso)  Entre el público en general, el nivel de satisfacción sobre las cosas en el país se ha desplomado a solo 12 por ciento.

En el promedio de las encuestas nacionales, el demócrata Biden tiene una ventaja de casi 10 puntos sobre Trump.

Más peligroso para Trump en esta coyuntura electoral no son los demócratas sino el deterioro de su propia fuerza. Por ahora, la elección es más que nada un referéndum sobre Trump en medio de una pandemia, una crisis económica y un furioso movimiento anti-racista que desea suprimir.