El aumento del COVID-19 en LA complica el regreso a clases y obliga a un gasto sin precedente para garantizar seguridad y salud de alumnos y personal escolar: Beutner

June 29, 2020 - por

El aumento del COVID-19 en LA complica el regreso a clases y obliga a un gasto sin precedente para garantizar seguridad y salud de alumnos y personal escolar: Beutner

El Superintendente del distrito escolar, Austin Beutner, durante su mensaje de esta mañana.

El aumento del COVID-19 en Los Angeles. “motivo de preocupación real”, complica el regreso a clases el 18 de agosto, de tal forma que aún no se toma ninguna decisión. Las tareas inherentes a las prioridades, la salud y la seguridad, conllevan una labor sin precedente con alumnos, padres, maestros, personal escolar y la comunidad para elaborar programas y acciones y una inversión multimillonaria, expresó el Superintendente Austin Beutner.

En su habitual mensaje de los lunes, el Superintendente expresó un panorama muy complejo de cara a la vuelta a las clases presenciales: limpieza y desinfección de espacios escolares, uso obligatorio de mascarillas, elaboración forzosa de pruebas exhaustivas y seguimiento de contactos de todos los que pertenecen al distrito escolar, padres que en alta proporción – que de acuerdo a una encuesta- no quieren enviar a sus hijos a clases por temor a un contagio y otra nueva realidad: no todos los alumnos pueden estar en un plantel al mismo tiempo. Y se preguntó: “¿Quién cuidará de los niños cuando no estén en la escuela?”.

Hizo saber que hay una alternativa para atender a esos estudiantes mientras no están en los centros escolares: que permanezcan en bibliotecas públicas, instalaciones de parques, en campus de Cal State vacíos en otoño porque los estudiantes seguirán con clases en línea. El costo por niño es de 100 dólares y aumenta a 150 dólares con programas de instrucción o enriquecimiento de clases y actividades.

Hizo estos cálculos: Hay casi 250 mil alumnos en primarias. Si la mitad de ellos estarán en clase en cualquier momento, alrededor de 125 mil no lo estarán. Si la cuarta parte de las familias necesitan ayuda con el cuidado de los niños, costará alrededor de tres millones de dólares al día el cuidado de ellos.

“Eso suena como una buena cantidad de dinero, y lo es, pero palidece en comparación con la necesidad de reabrir la que era la quinta economía más grande del mundo hace apenas unos meses”, dijo.

Expresó que el gobierno estatal y federal deberían estar esbozando una manera de apoyar esto si esperan una recuperación significativa de la economía y de las perspectivas de empleo para las familias trabajadoras.

El pronunciamiento de Beutner coincide con la alerta emitida esta mañana por autoridades sanitarias del Condado de Los Angeles ante la velocidad alcanzada por los contagios de coronavirus, que podrían generar la saturación de hospitales públicos y privados en dos o tres meses.

Beutner indicó que el 13 de marzo, cuando fue anunciado el cierre de las escuelas, sólo había 50 casos de COVID-19 en el área angelina. En las últimas semanas, agregó, se ha visto un aumento de casos y eso es “motivo de preocupación real”.

La urbe angelina es el epicentro de la pandemia en California con más de 98 mil casos confirmados y una cifra superior a los 3,300 muertos, indicó el Departamento de Salud del condado.

Ante ello, Beutner hizo notar que el distrito escolar estudia la situación y crea escenarios de respuesta. Para ello, ya realizó una encuesta entre padres de familia, que reveló que un “número significativo” de no quieren enviar a sus hijos a las escuelas para que no se contagien. Los empleados escolares, dijo, también tiene reservas similares.

Los encuestados, agregó, quieren prácticas de salud sólidas en las escuelas – limpieza regular y desinfección, mantener a las personas  separada y usar  máscara. Dijo que ninguno de estas medidas son baratas o fáciles. Sin embargo, cree que se pueden implementar adecuadamente estas prácticas.

Además, los encuestados quieren más y mejor información sobre la propagación del virus en su comunidad escolar y sobre las medidas que serían adoptadas cuando se detecta algún caso de coronavirus.

Dijo que para ello es necesario hacer pruebas exhaustivas y seguimiento de contactos. Y expresó:

“ Las autoridades sanitarias estatales y locales deben ser responsables de esto pues tienen el financiamiento y la experiencia para manejar la implementación. Manifestó que en los países que han retornado a clases como Dinamarca, Alemania, Israel y otros, ha sido puesto en marcha el seguimiento de contactos.

Explicó:

“Las pruebas y el rastreo de contactos cuestan dinero. Démosle un poco de perspectiva. Si sólo 5% de las familias estarían más dispuestas a enviar a su hijo a la escuela debido a esfuerzos en esta área, eso significaría alrededor de 25.000 estudiantes más en las escuelas. 25,000 más niños con una mejor oportunidad de desarrollar la capacidad de alfabetización y fluidez en matemáticas que necesitarán para darse cuenta de su potencial”

Beutner indicó que la inversión en pruebas y rastreo de contactos también beneficiará a la salud pública de la comunidad completa para ayudar a prevenir la propagación del virus. Ilustró: el distrito escolar es el más grande de California , tiene más de 75.000 empleados que prestan servicios a casi 700.000 estudiantes que viven con otros 2 o 3 millones de personas.

Fue enfático:

“¿Qué mejor lugar para controlar la propagación de la enfermedad?”.

Aludió, asimismo, a la última gran pieza del rompecabezas: por la distancia que debe haber entre los estudiantes y el personal, por el límite de capacidad de los planteles, no todos los estudiantes pueden estar en la escuela al mismo tiempo.

Y se preguntó: “¿Quién cuidará de los niños cuando no estén en la escuela? Nuestros propios empleados necesitan ayuda y muchas de las familias trabajadoras a las que servimos también. La mayoría no tiene el lujo de trabajar desde casa. Necesitan trabajar a tiempo completo, no sólo la hora o el día de que los niños están en la escuela. Para que la economía se recupere, es necesario un amplio sistema de apoyo para los niños, en particular para los niños de la escuela primaria”.

Por eso el distrito escolar busca instalaciones como bibliotecas públicas, en parques, en  campus de Cal State que estarán vacíos pues han anunciado planes para un enfoque sólo en línea este otoño. Expresó que una estimación aproximada del costo para las instalaciones es de  alrededor de 100 dólares por niño por día con los y alrededor de 150 dólares al día si son incluidos  programas de instrucción o enriquecimiento clases y actividades.

Otra vez sus matemáticas: Si hay casi 250.000 estudiantes en la escuela primaria. Si se supone que aproximadamente la mitad están en las escuelas en cualquier momento, alrededor de 125,000 no lo estarán. Si sólo un cuarto de de sus familias necesitan ayuda con el cuidado de niños, el costo es de  alrededor de tres millones de dólares al día para cuidar niños.

Y remató:

“Para la mayoría de nosotros en el distrito escolar,  queda mucho trabajo por delante para nuevo año escolar”.