El distrito escolar proscribe el modelo que señalaba con letras o números, como restaurantes, a escuelas de bajo rendimiento, que sólo beneficiaba a las chárter

November 5, 2019 - por

El distrito escolar proscribe el modelo que señalaba con letras o números, como restaurantes, a escuelas de bajo rendimiento, que sólo beneficiaba a las chárter

Jackie Goldberg.

Ha quedado proscrito en el distrito escolar que a las escuelas, sobre todo las que tienen un rendimiento no óptimo, se les señale y encasille con números clasificatorios o letras, como si fueran restaurantes. A partir de ahora, se ayudará a todos los planteles, sobre todo a los más necesitados.

Esto se ha hecho posible gracias a una moción de Jackie Goldberg, integrante de la Junta Educativa del distrito, que fue aprobada por seis de sus colegas y sólo se opuso Nick Melvoin, favorecedor de las chárter.

Goldberg argumentó que un número no dice cuál escuela es mejor. De esa manera, la gente asume que las directoras escolares y los maestros no están haciendo bien su trabajo, lo que es una visión simplista por limitada ya que hay otros factores que inciden en el comportamiento de los alumnos, como el aspecto económico y estabilidad de sus hogares y la situación social del entorno donde viven.

De esta manera, quedó sin efecto una resolución aprobada hace poco más de un año, cuando Ref Rodríguez -otro pro chárter, que dejó el cargo por acusaciones de lavado de dinero- era miembro de la Junta Educativa, que ponía número a los planteles con problemas de aprovechamiento. La votación entonces fue 6 a favor y una en contra.

El Sindicato de Maestros de Los Angeles recordó que a las escuelas con puntaje bajo las convertían en chárter.

Por eso la contrariedad de Melvoin: “”Estoy decepcionado de que después de una votación de aprobación 6-1 y casi dos años de aportes de las partes interesadas para desarrollar esta herramienta, la Junta ha optado por abandonar la oportunidad de definir cómo es el éxito para nuestras escuelas”.

El 13 de septiembre pasado, una madre de familia dijo en una sesión de los miembros de la Junta Educativa que Melvoin debe ser investigado y removido de sus actividades y votos. La razón: filtró información confidencial de ese organismo a miembros de la Asociación de Escuelas Chárter de California (CCSA, siglas en inglés).

La demanda la hizo la madre de familia del distrito 4, que dirige el acusado, Tracy Abbott Cook, ante los miembros de esa Junta y el Superintendente, Austin Beutner.

En la sesión de este martes, diversos  padres de familia estuvieron a favor del modelo de números para saber cuál escuela es mejor que otras.

MAS INFORMACION SOBRE ESCUELAS

La Junta Educativa aprobó  proporcionar más información sobre la escuela a estudiantes, padres, empleados y al público, con base en la reintroducción de una hoja de resumen de datos actualizada en lugar de asignar a cada escuela una calificación única, como grado de letra, una puntuación o varias estrellas.

“Queremos proporcionar tanta información como podamos a los educadores, las familias y comunidades a las que servimos”, dijo el superintendente Austin Beutner.

Dijo: “La información ayudará a informar nuestro trabajo en las escuelas para ayudar a cada estudiante a alcanzar su máximo potencial”.

“Los padres tienen derecho a recibir información y hacer preguntas sobre posibles escuelas públicas en las que inscriban a sus hijos para que puedan tomar decisiones bien informadas”, dijo la vicepresidenta de la Junta Escolar, Jackie Goldberg, autora de la resolución.

Y aseguró:

“La comunicación exitosa entre padres y escuelas fomenta la confianza y apoya la toma de decisiones compartida. Sin embargo, asignar una calificación única a una escuela y a toda una comunidad escolar no logra este objetivo “.

De acuerdo a la resolución, para reducir las brechas en las escuelas con estudiantes con dificultades, los maestros y educadores trabajarían con los equipos locales del distrito para ayudarlos a que cumplan o superen los estándares.

De esa manera es garantizado el apoyo a los estudiantes en todas las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, se medirá  el rendimiento en función del progreso del estudiante, los puntajes de las pruebas relevantes y requeridas, la reclasificación responsable en el idioma inglés y cómo una escuela aborda la brecha en el rendimiento académico a menudo influenciada por los antecedentes socioeconómicos de las familias y las comunidades.

“Queremos que los padres tengan acceso a la información”, dijo el presidente de la Junta,  Richard Vladovic. “Este -agregó- no es un tema de transparencia. El Tablero de California puede proporcionar a los padres casi todos los datos que necesitan y deberían tener. Además, la escuela individual puede proporcionar datos específicos de la escuela adicionales para los padres y todas las partes interesadas. Cuando le das una calificación a una escuela, el niño que asiste a esa escuela también está etiquetado. Nuestro trabajo es apoyar, elevar y empoderar a nuestros estudiantes. No podemos elegir qué estudiantes tenemos, pero elegimos dar la bienvenida a cada niño “.

“Escuchamos a los padres en voz alta y clara, exigen los datos necesarios para ayudarlos a abogar y tomar decisiones sobre sus escuelas”, dijo la miembro de la Junta Mónica García.