El sindicato de maestros de Los Angeles se recicla para “parar en seco a privatizadores”

July 5, 2018 - por

El sindicato de maestros de Los Angeles se recicla para “parar en seco a privatizadores”

Demandas de padres y alumnos.

El Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés) está reciclándose para “detener en seco” a los privatizadores. “Nos enfrentamos a las amenazas más graves a la educación pública y a nuestra profesión que jamás hayamos visto”, advirtió.

Ante el fallo de la Corte Suprema que lesiona a los sindicatos, un primer paso de la institución magisterial es reafirmar su membresía y permanecer unidos.

El presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl,  afirmó que no es la decisión que querían los maestros y los trabajadores, pero “es para la que nos hemos estado preparando. Desde enero, los educadores en Los Ángeles han estado participando en una unidad de membresía enérgica, colega que se conecta con un colega, para firmar nuevas tarjetas de membresía de UTLA”.

“Nuestros miembros se están volviendo a comprometer con UTLA en grandes cantidades porque sabemos que necesitamos una voz colectiva para proteger las escuelas que están abiertas a todos los estudiantes”, enfatizó.

UTLA tiene más de 33 mil miembros y de ellos la inmensa mayoría han patentizado su adhesión y pertenencia a su sindicato, declaró el vicepresidente del gremio, Juan Ramírez.

“Sólo faltan unos cuantos”, resaltó. Unos tres mil no están afiliados a UTLA pero pagan cuotas. Los pocos que faltan para incorporarse son visitados en sus casas.

Puso de relieve la unidad mostrada por los miembros del sindicato, tan necesaria para – junto con los padres y la comunidad- enfrentar a quienes atacan a la educación pública, a los latinos y a los que favorecen los recortes presupuestales de la educación.

Ramírez también puso de relieve la necesidad de que UTLA continúe con la suficiente fortaleza que se exprese en las negociaciones del contrato colectivo de trabajo con el distrito escolar (LAUSD, siglas en inglés), mismas que se encuentran estancadas.

Indicó que ante el desdén de LAUSD a las negociaciones “no podemos esperar hasta que quiera”.

De momento, el distrito escolar ha normado su criterio con base en un reporte del nuevo “superintendente, desfasado y obsoleto”, que quiere dar la imagen de LAUSD “a borde del peñasco”, acusando de ello a los salarios y beneficios médicos de los maestros.

INQUIETANTE PANORAMA

El 27 de junio de 2018, el Tribunal Supremo de Estados Unidos emitió una decisión en el caso Janus v. AFSCME Council 31, y concluyó que ahora es inconstitucional cobrar tarifas justas a los miembros de sindicatos que no deseen ser miembros del sindicato.

Aunque UTLA indica que estaba preparado para la decisión de Janus, “no deja de ser inquietante”.

Explica:

“Afecta a 5 millones de empleados en todo el país y, por extensión, al movimiento laboral más grande. Los trabajadores ahora enfrentarán peleas más duras por un salario justo, atención médica asequible y una oportunidad de llegar a la clase media. En este momento de desigualdad de ingresos sin precedentes, esta es la dirección equivocada para nuestro país”.

LA IMPORTANCIA DE LAS ACCIONES POLITICAS DE MAESTROS

UTLA ha señalado que sus acciones políticas – sustentadas por un fondo- es fundamental para defender pagos,  beneficios, contrato sindical y la educación.

Precisó que los ataques se van a incrementar este año por parte de privatizadores, a los que busca “detener en seco”, junto al ex alcalde angelino e impulsor de los revisionistas, Antonio Villaraigosa y a Marshall Tuck, quien quiere convertirse en el Superintendente de Instrucción Pública de California.

Además, UTLA considera que el distrito escolar no está dispuesto a luchar por su salud fiscal, lo que permite la expansión sin control de las escuelas chárter, que provocan millones de dólares en las escuelas públicas.

Hizo notar que cerca de  600 millones de dólares son desviados cada año de las escuelas de Los Ángeles para operar planteles chárter privados, “lo que agrava el nivel vergonzosamente bajo de fondos estatales que reciben las escuelas”.

Dijo que California, la quinta economía más grande del mundo, ocupa el puesto 43 en el país en cuanto a fondos por alumno, “lo que significa que nuestros estudiantes carecen de los recursos, el tamaño reducido de las clases y los apoyos que los niños de muchos otros estados dan por hecho”.

UTLA plantea que un sindicato fuerte lucha por los problemas que preocupan a los educadores:

  • Pago profesional y seguro de salud y jubilación
  • Clases más pequeñas y más personal para los estudiantes
  • Aumento en el financiamiento escolar para que California no esté en el lugar 46 en cuanto a financiamiento por estudiante, poco más de diez mil dólares anuales.
  • La construcción de las escuelas que merecen los estudiantes y la comunidad.
  • Mejorar las condiciones de trabajo y aprendizaje y defender los derechos profesionales.

-Por la justicia social

Y señaló que un sindicato debilitado abre la puerta a:

-Ataques a las pensiones y cuidado de la salud

–        – Salarios estancados porque el distrito escolar paga lo que quiere.

–        Ataques de privatizadores cada vez más agresivos

“Sin voz colectiva no se pueden abordar los problemas escolares o defender el aprendizaje de los estudiantes”, precisó.

_