Envío de tropas a la frontera, ofensiva electoral de Trump

October 31, 2018 - por

Envío de tropas a la frontera, ofensiva electoral de Trump

El presidente de EU, Donald Trump señaló que no permitirá que ingresen a EU los miles de migrantes que se dirigen a su país. Foto Ap

Nueva York. 

Donald Trump continuó impulsando su ofensiva antimigrante como el eje de su estrategia electoral para mantener el control republicano del Congreso en las elecciones intermedias del 6 de noviembre, al advertir hoy que podría enviar hasta 15 mil tropas a la frontera con México para enfrentar a la caravana de migrantes centroamericanos -un despliegue que sería equivalente a la presencia militar estadunidense en Afganistán.

“Nuestros militares se están movilizando en la Frontera Sureña. Muchas más tropas llegarán. NO permitiremos que estas Caravanas, las cuales también están integradas por algunos hampones y pandilleros muy malos, ingresen a Estados Unidos. Nuestra Frontera es sagrada, tienen que llegar legalmente. ¡den vuelta!” declaró por tuit esta mañana, haciendo eco de los mensajes anteriores y que seguramente continuarán durante los próximos seis días hasta la elección.

Hizo caso omiso a los que repetidamente han señalado que ingresar por un punto de entrada fronterizo para solicitar asilo es “llegar legalmente”.

En otro tuit resaltó la “violencia” de las caravana y criticó que México los esta dejando pasar. Señaló que entre los integrantes hay “luchadores y gente muy duros. Lucharon fuerte y viciosamente contra México en la Frontera Norte antes de abrirse paso, soldados mexicanos fueron heridos, fueron incapaces, o no tenían la voluntad, de frenar la Caravana. Deberían de detenerlos antes de que alcancen nuestra frontera, ¡pero no lo harán!”.

Poco mas tarde en comentarios a periodistas en la Casa Blanca, Trump comentó que “podríamos subir a alrededor de entre 10 mil y 15 mil el personal militar de la Patrulla Fronteriza, ICE (agencia de control migratoria) y todos los demás en la frontera” para evitar el ingreso de la caravana.

Por ahora hay 2 mil 100 tropas de la Guardia Nacional desplegadas en la frontera desde abril, y a principios de la semana se anunció que se trasladarán a esa zona 5 mil 200 tropas militares de las fuerzas armadas, con 800 ya en camino.

Críticos -incluso algunos ex militares- han acusado que Trump está usando el despliegue militar como un acto político-electoral, pero el secretario de Defensa James Mattis defendió hoy a su jefe, argumentado que “no hacemos trucos políticos en este departamento”.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) reiteró que “el incremento de tropas por una crisis inexistente es una jugada racista y un desgaste irresponsable de recursos”.

Si se llega a desplegar 15 mil tropas, sería el equivalente a la presencia militar estadunidense en Afganistán -la guerra más larga de la historia de este país- y hasta tres veces el tamaño de su fuerza en Irak.

-Negando ciudadanía-

Y sobre otra medida antimigrante que Trump anunció ayer al comentar que tiene la intención de anular el derecho a la ciudadanía de hijos de indocumentados que nacen en este país -derecho que es otorgado por la Constitución en su 14a Enmienda- declaró por tuit que se llevará a cabo “de una manera u otra”. Este derecho, afirmó, le cuesta al país miles de millones de dólares y “es muy injusto para nuestros ciudadanos”.

Aseguró -en contra del casi pleno consenso de expertos y abogados constitucionalistas y de fallos judiciales anteriores- que ese derecho no está garantizado por la 14a Enmienda. En torno a esto afirmó: “Yo mantendré seguro al Pais. Este caso será decidido por la Suprema Corte de Estados Unidos”.

A la vez, pidió a que el líder republicano de la cámara baja -quien ocupa el tercer rango más poderoso en la jerarquía política de la capital- se callara la boca por atreverse a cuestionarlo sobre si puede anular ese derecho de ciudadanía. “Paul Ryan debería enfocarse en mantener la mayoría en lugar de ofrecer sus opiniones” sobre el derecho a la ciudadanía por nacimiento, “algo de lo que no sabe nada”, indicó por tuit. Varios republicanos no estaban muy felices con el fuego amigo entre su liderazgo a seis días de la elección.

La cláusula sobre ciudadanía en la décimo cuarta Enmienda fue ratificada en 1868. Eric Foner, historiador en la Universidad de Columbia, escribe en The New York Times que establecer ese derecho “fue uno de los resultados transformadores de la Guerra Civil y la destrucción de la esclavitud”. Los únicos excluidos en ese tiempo fueron los indígenas que vivían en reservaciones (que eran considerados ciudadanos de sus propios pueblos autónomos, y solo fueron clasificados como ciudadanos estadunidenses hasta 1924) e hijos de diplomáticos.

La primera ley de naturalización era sólo para “personas blancas”, y la Suprema Corte en 1857 afirmó explícitamente que ningún afroestadunidense podría ser ciudadano. Por ello, Foner concluye que el derecho de ciudadanía por nacimiento en la 14a Enmienda es, además de buscar superar el legado de la esclavitud en este país, una fuerza por “la asimilación de los hijos de inmigrantes y un repudio de nuestra larga historia de racismo”. La orden ejecutiva de Trump, si es emitida, violará tanto la Constitución como estos ideales.

Los medios conservadores continúan amplificando el mensaje antimigrante, todos los días ofreciendo todo tipo de conspiraciones incluyendo que los demócratas, “socialistas”, los judíos, o Venezuela, y hasta todos estos combinados, estaban detrás de la caravana y repitiendo visiones alarmistas, hasta apocalípticas, de la “invasión” de inmigrantes “criminales”. Un comentarista invitado a Fox News se atrevió a decir que los inmigrantes “invasores” estaban buscando nada menos que “la destrucción de la sociedad y cultura estadunidense”.

Otro locutor de Fox News empezó a preguntar sobre la amenaza de “las enfermedades” que podrían llegar con inmigrantes y contagiar a todo el país, y un ex agente de inmigración sostuvo que están llegando con “lepra” y “viruela”.

Algunos spots de propaganda electoral para candidatos republicanos usan imágenes de “ilegales” que han sido arrestados por homicidios y otros delitos graves, afirmando que Trump está protegiendo a la nación ante los que vienen.

El presidente inició este miércoles un acelerada gira por ocho estados para participar en por lo menos 11 mítines electorales para promover el voto de sus filas de aquí hasta el 6 de noviembre, día de las elecciones, donde se espera que continuará nutriendo el temor y odio a los migrantes en cada escala.

En este Halloween, el temor es el gran disfraz del régimen de Trump.