Escuelas con policías no son más seguras que las que no los tienen, afirma la presidenta de la Junta Estatal de Educación e investigadores de West Ed y UCLA

July 5, 2020 - por

Escuelas con policías no son más seguras que las que no los tienen, afirma la presidenta de la Junta Estatal de Educación e investigadores de West Ed y UCLA

Presidenta de la Junta Estatal de Educación, Linda Darling-Hammond

La discusión de la existencia de las policías en escuelas de California ya es abordada formal y ampliamente por expertos, legisladores, funcionarios y miembros de la comunidad escolar. La mayoría rechaza a esos cuerpos de seguridad y pugna por reinventar la seguridad escolar.

Una de las primeras observaciones es que los planteles con uniformados no son mediblemente más seguros que los que no lo tienen.

Esta visión corresponde a la presidenta de la Junta Estatal de Educación, Linda Darling-Hammond y a investigadores de West Ed y del Centro Ralph J. Bunche de estudios afroamericanos de la Universidad de California-Los Angeles.

Además, la investigación señala que las escuelas con policías tienen un número desproporcionado de estudiantes de color arrestados y retirados de los campus.

Ellos pertenecen al Grupo de Trabajo sobre Escuelas Seguras, creado por el Departamento de Educación de California, en respuesta al clima social actual centrado en la justicia racial con énfasis en el sesgo implícito y racismo institucional.

“Debemos tomar todas las medidas para asegurar que nuestros estudiantes no sean criminalizados”, expresó el Superintendente de Instrucción Pública de California, Tony Thurmond.

Este Grupo de Trabajo celebró una audiencia que examinó el papel de los oficiales de la policía en las escuelas y en el impacto de la presencia de las fuerzas del orden en los estudiantes, el aprendizaje y la seguridad del campus.

En esas deliberaciones se examinaron diferentes modelos de vigilancia escolar, investigación y datos sobre el impacto y las consecuencias de los agentes de la policía en los planteles y un marco para recomendaciones de política para darle otra orientación a la seguridad escolar.

“Estas son conversaciones difíciles que tenemos que tener. Abordar estos desafíos de frente nos ayudará a guiarnos en la dirección correcta. Al examinar estos temas, tenemos que reconocer que existe un sesgo implícito y racismo, pero hacer este trabajo juntos y mantener a nuestros estudiantes como el enfoque más importante, nos permitirá proporcionar soluciones que no solo mantendrán a nuestros estudiantes seguros, sino que harán que nuestras comunidades escolares sean más fuertes”, expresó Thurmond.

Antes de la audiencia, el Superintendente Estatal proporcionó un marco para las recomendaciones de políticas que incluyen: establecer mejores prácticas inmediatas y requisitos para la policía escolar; promover y financiar programas alternativos como la justicia restaurativa y los programas de intervención; y crear más recopilación de datos, monitoreo y rendición de cuentas.

“Este marco no es único”, dijo Thurmond. “Hay que hacer más investigaciones para que podamos ser claros con respecto a cuáles son las mejores alternativas a los programas actuales de policía escolar. La realidad es que los distritos pueden optar por mantener a los oficiales  en los campus, pero debe haber una mejor capacitación para ellos y el personal en las prácticas de justicia restaurativa. Los oficiales no deben ser vistos o puestos en la posición disciplinarios de la escuela”, añadió.

Thurmond dijo que los próximos pasos, incluyen conversaciones  con legisladores estatales sobre la exploración de fondos para la implementación de prácticas de justicia restaurativa y capacitación en áreas como las técnicas de desescalada y la gestión de crisis.

También anunció la formación de un comité compuesto por grupos de trabajo de socios de investigación y organizaciones policiales para revisar los datos y tendencias.

Tony Thurmond.

EN LOS ANGELES SE DIO UN PRIMER PASO

La desaparición de los cuerpos de policía dentro de los planteles se encuentra en el primer plano de la discusión. En Los Angeles ya se ha dado un primer paso al hacer un recorte presupuestal de 25 millones de dólares a ese cuerpo dre seguridad,  según determinaron la mayor parte de los miembros de la Junta Educativa el martes pasado.

Esta reducción empezará a operar a partir del próximo año escolar y representa casi el 35% del presupuesto de esa corporación, que es de 70 millones de dólares anuales. Con más de 400 elementos, es la más numerosa en Estados Unidos.

En los próximos días se hará saber cómo operará el cuerpo de policía con esta reducción, aunque su titular indicó que por lo pronto ya no trabajarán tiempo extra.

La Coalición que pugna por desfinanciar a la policía ha demandado que los recursos destinados a los uniformados se canalicen a los planteles de estudiantes necesitados, sobre todo afroamericanos que requieren consejeros, apoyo psicológico y más recursos que incidan en una mejor educación y fortalecimiento emocional.

Indica que la filosofía policiaca, de disciplina y orden,  es perjudicial para los estudiantes.

“El concepto de escuelas libres de policía no es nuevo”, dijo la presidenta del Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés), Cecily Myart-Cruz, quien el pasado miércoles asumió el cargo.

Agregó:

“Los estudiantes y los padres han estado diciendo su verdad durante muchos años.  La presencia policial en las escuelas conduce a resultados negativos para los estudiantes afroamericanos y latinos, que son arrestados y disciplinados a tasas más altas que sus compañeros. Este es el apogeo de la criminalización de nuestros jóvenes y los lleva directamente al oleoducto de escuela a prisión. Estamos en un momento en el que podemos estar de pie con nuestros estudiantes y ser un catalizador para el cambio”.

“ Esta decisión constituye una victoria para el amplio grupo que pugna por un cambio”, expresó Juan Ramírez, vicepresidente del sindicato de docentes.

“LAUSD actualmente tiene la fuerza policial escolar más grande de los Estados Unidos, y aunque sólo el 8% de la población del distrito es negra, los estudiantes negros representan el 25% de todas las detenciones de la policía escolar y el 25% de las detenciones son de estudiantes de primaria y secundaria”, dijo el gremio magisterial.

UTLA es parte de un movimiento nacional para eliminar a la policía de las escuelas. Otros distritos escolares han votado recientemente para eliminar a los uniformados de los campus escolares, incluyendo San Francisco, Oakland, Richmond, Denver, Portland, Minneapolis, Milwaukee, Charlottesville, y muchos otros están en el proceso de considerar una mudanza similar.

A nivel local, un movimiento juvenil sin precedente liderado por Black Lives Matter-LA y Students Deserve, está impulsando la amplia coalición para desfinanciar el Departamento de Policía Escolar de LA. Ese grupo incluye estudiantes, padres, maestros, organizaciones comunitarias y aliados laborales, incluyendo SEIU Local 99, el segundo sindicato más grande de LAUSD.

“Trabajar para ser educadores antirracistas significa que debemos derribar activamente los sistemas, estructuras, programas y políticas de racismo institucional”, indicó UTLA.

El sindicato de profesores considera que se debe romper el ciclo que ha permitido una mayor presencia policial en las escuelas de color,  mientras que se cortan los apoyos académicos y socioemocionales.