EU planea más deportaciones con el más alto número de jueces de inmigración de su historia

September 11, 2018 - por

EU planea más deportaciones con el más alto número de jueces de inmigración de su historia

El secretario estadounidense de Justicia, Jeff Sessions, con los nuevos jueces en materia inmigratoria. Foto: AP.

Washington.

El secretario estadounidense de Justicia, Jeff Sessions, dijo el lunes a un grupo de nuevos jueces de inmigración que están obligados a resolver casos con eficiencia en un sistema afectado por las dilaciones y la acumulación de asuntos.

La clase más numerosa de nuevos jueces de inmigración en la historia de Estados Unidos se reunió el lunes en Falls Church, Virginia. Los 44 nuevos jueces serán asignados a los tribunales respectivos en todo el país.

Sessions advirtió que los juristas enfrentarán desafíos “porque ya tenemos mucho que hacer ahora”.

Señaló que el sistema para tramitar las solicitudes de asilo en Estados Unidos ha sido “objeto de abusos durante años”.

El funcionario les pidió que respeten el derecho de los inmigrantes pero que “rechacen las argumentaciones injustificadas y a veces flagrantemente falsas”.

Según Sessions, la política de “tolerancia cero” del gobierno” para llevar a juicio a las personas que crucen ilegalmente a Estados Unidos desde México disuadirá a otros a hacer lo mismo.

“Cada uno de ustedes va a tener un rol clave en nuestro sistema legal y no tengo dudas de que ustedes van a estar a la altura de esta tarea”, dijo el secretario de Justicia al dar la bienvenida a 44 nuevos magistrados.

“Pero no vamos a parar aquí, vamos a agregar aún más al cierre del año calendario, para un objetivo de que haya un incremento de 50% en el número de jueces desde el inicio del gobierno” del presidente estadounidense, Donald Trump, dijo Sessions.

El fiscal general celebró que con estas incorporaciones, junto con los magistrados ya operativos, el país cuenta con “los jueces de inmigración más activos de la historia”.

Más de 2.300 menores fueron separados de sus padres que habían cruzado ilegalmente la frontera estadounidense, después de que el presidente estadounidense Donald Trump lanzó un política de “tolerancia cero” frente a la inmigración clandestina.

La violencia en Centroamérica, especialmente en el llamado Triángulo del Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala), ha empujado a familias enteras, y en muchos casos a niños solos, a huir, emprendiendo un peligroso viaje hacia Estados Unidos.

Frente a la ola de indignación que provocaron las voces y llantos de los niños detenidos, Trump retrocedió finalmente sobre sus pasos.

La mayor parte de las familias fueron reunidas, pero hasta la semana pasada todavía quedaban 416 menores en custodia, según datos judiciales.