Informe final sobre el Rusiagate: posible colusión de la campaña de Trump con el Kremlin

March 22, 2019 - por

Informe final sobre el Rusiagate: posible colusión de la campaña de Trump con el Kremlin

Fiscal especial, Robert S. Mueller.

Nueva York.

 El fiscal especial, Robert S. Mueller, entregó el informe final de su investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales incluyendo la posible colusión de la campaña de Donald Trump con el Kremlin y la subsecuente obstrucción de justicia del presidente, marcando así el fin de este proceso que ha sitiado a la Casa Blanca durante casi dos años pero que sólo es una de múltiples investigaciones contra uno de los regímenes más sospechados de corrupción y actividades ilegales desde los tiempos de Watergate.

El informe fue entregado primero exclusivamente al procurador general William Barr, quien de inmediato informó a líderes de los dos comités judiciales del Congreso que espera poder compartir con ellos tan pronto como este fin de semana “las principales conclusiones” alcanzadas por Mueller.

Por ahora, el procedimiento es que Barr redactará su propio resumen sobre las conclusiones de Mueller y tiene la autoridad para determinar qué tanto del informe será divulgado al público, aunque había señalado que su intención es ofrecer lo máximo posible. Hoy enfatizó que “permanezco comprometido con toda la transparencia que sea posible”.

Sin embargo, líderes legislativos y candidatos presidenciales demócratas exigieron de inmediato que casi todo el reporte sea hecho público. Aunque Trump había declarado que favorecía eso, en privado se sabe que su equipo legal está contemplando evitar la divulgación de cierta información, y por lo tanto esta pugna podría acabar ante tribunales.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, comentó por tuit que “vemos con anticipación que el proceso tome su curso”, señalando que ellos no recibieron copia y que los próximos pasos le corresponden al procurador general.

No se sabe si el informe resuelve la disputa sobre si el equipo de Trump estuvo coludido con los rusos, ni de actos de obstrucción de la justicia, incluyendo el despido del ex jefe del FBI James Comey en 2017 quien entonces encabezaba la investigación sobre la mano rusa en las elecciones estadunidenses y cuya expulsión abrupta ordenada por Trump llevó al nombramiento de Mueller en mayo de ese año.

Pero la entrega del informe sí marca el fin de la investigación sin el anuncio de más acusaciones formales además de las anunciadas previamente y según algunas indicaciones preliminares esta noche, es posible que el fiscal especial ya no presente más cargos.

De hecho, no queda claro de qué tanto margen goza Mueller y otros del Departamento de Justicia para proceder penalmente contra Trump ya que según las normas prevalecientes, no pueden presentar acusaciones formales contra un presidente en funciones.

Sin embargo, eso no implica que las conclusiones y evidencias, si es que revelan delitos, no podrían ser empleadas por el Congreso para formular sus propios cargos en un potencial proceso de impeachment.

Durante el curso de su investigación de unos 21 meses, Mueller presentó cargos y procedió penalmente contra 34 individuos y empresas, entre ellos seis socios y asesores claves de Trump: su ex jefe de campaña Paul Manafort como el subjefe de esa campaña Rick Gates, su ex asesor de Seguridad Nacional Mike Flynn y otro asesor de la campaña, y tambien su abogado personal Michael Cohen. Robert Stone, otro íntimo de Trump, está en espera de su juicio por todo tipo de acusaciones.

Desde el inicio de la investigación, Trump no ha cesado de descalificar el proceso, emitiendo según un conteo un promedio de dos ataques diarios, donde insistía en que era parte de un complot en su contra. Una y otra vez rechazó los cargos, atacó a Mueller y a su equipo de ser títeres de los demócratas (Mueller es republicano) y hay versiones de que deseaba despedirlo y que sólo desistió después de que sus asesores le advirtieron de la crisis que eso detonaría, y repitió hasta al cansancio que la investigación era una “cacería de brujas”.

Aunque la investigación encabezada por Mueller era la de más alto perfil y el enfoque de todo Washington, su conclusión no implica el fin de las múltiples investigaciones y procesos legales relacionadas con Trump.

Proceden investigaciones federales y estatales en Nueva York, Virginia y la capital donde, entre otros asuntos se están indagando posibles violaciones de financiamiento de campaña que incluyen los pagos por silencio de dos mujeres que dicen haber tenido aventuras sexuales con el magnate, como por posibles contribuciones extranjeras ilegales a su comité de asunción, y tambien sobre operaciones financieras de su empresa, entre otras.

A la vez, se acaban de estrenar una serie de investigaciones legislativas de varios comités de la cámara baja, ahora controlada por los demócratas. Muchas de éstas se podrían ver nutridas por elementos de la investigación de Mueller. Más aún, algunos de los casos que resultaron de esta investigación siguen activos bajo la dirección de fiscales federales o ante tribunales.