Nuevo terremoto esta noche en California: de 6.9 grados

July 5, 2019 - por

Nuevo terremoto esta noche en California: de 6.9 grados

Dañada esta carretera cercana a Ridgecrest.

Un terremoto de 6.9 grados sacudió esta noche del viernes al sur, norte de California y Las Vegas. Las autoridades no han informado sobre graves daños ni fatalidades en grandes ciudades.

En Trona, al noreste de Ridgecrest, el residente Ivan Amerson dijo que hay “daños significativos” en la ciudad, con casas derribadas de sus cimientos.

Reportes preliminares indicaron que el movimiento telúrico era de magnitud de 7.1, sin embargo, aunque luego fue disminuido sigue siendo más fuerte que el registrado este jueves que fue de 6.4. Por el momento se ha descartado una alerta de tsunami.

Este nuevo terremoto se produce tras más de un centenar de réplicas luego del sismo del pasado 4 de julio.

El movimiento telúrico se produjo a las 8:19 de la noche y su epicentro se ubicó a 17 kilómetros (11 millas) de Ridgecrest, donde un sismo de magnitud 6,4 ocurrió el jueves, señaló el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El gobernador de California, Gavin Newsom, tuiteó el viernes por la noche: “En respuesta a otro gran terremoto en el sur de California esta noche, he activado el centro de operaciones del estado de Cal_OES a su nivel más alto, y el estado está coordinando la ayuda”.

El terremoto causó algunos incendios y otros daños en Ridgecrest, dijeron los oficiales de emergencia. En Twitter, la gente estaba informando que el meteoro se ssintió, además, en Bakersfield, Las Vegas, Merced y San José.

Alrededor de 3,000 residentes en Ridgecrest y las áreas circundantes están sin energía después del sismo, según el sur de California Edison. Mientras tanto, el Departamento de Bomberos de Los Angeles dijo que no se reportaron daños importantes en la infraestructura.

En Trona y Ridgecrest, dos ciudades de Mojave sacudidas por ambos terremotos, los residentes respondieron a sus teléfonos frenéticamente y con miedo.

“Dicen que el suelo se separó”, dijo Winter Wilson, quien estaba conduciendo a casa a Trona desde Bakersfield, con la voz temblando. “Me hicieron prometer que no vendría.”

“No puedo hablar en este momento”, dijo Heather Rush mientras se apresuraba a ponerse en contacto con su hermana.

El temblor fue menos intenso en el área metropolitana de Los Angeles, y no hubo informes inmediatos de daños o lesiones importantes.

El terremoto de 7,1 que ocurrió el viernes por la noche fue aproximadamente 10 veces mayor que el terremoto de 6,4 el jueves por la mañana, dijo Lucy Jones, sismóloga de Caltech.

El terremoto ocurrió en el mismo sistema de fallas que el 6.4. Estaba más lejos de Los Angeles, aunque todavía en el valle de Owens.

“Esto sucedió al final de la zona que se movía anteriormente”, dijo Jones, agregando que la falla ahora es probable que sea de 25 a 30 millas de largo.

Dado su tamaño, es probable que sea seguido por más temblores que se sentirán en Los Angeles.

“La mayor réplica, en promedio, a un 7,1 sería una magnitud 6″, dijo Jones.

O podría ser aún más grande.

“Hay un 5% de probabilidades de que esto pueda ser seguido por un terremoto aún mayor”, dijo Robert Graves, también el sismólogo del USGS, al hablar en una conferencia de prensa el viernes.

Jones dijo que no podía recordar un patrón de terremotos en California donde un antechoque de 6.4 fue seguido por un evento de 7.1, sólo para ser seguido por un terremoto aún mayor.

Pero eso no significa que no pueda suceder, advirtió.

“Es claramente una secuencia muy enérgica, así que no hay razón para pensar que no podemos tener terremotos más grandes”, dijo.

El sismo del jueves, de 6.4 grados, provocó temblores en Ridgecrest de intensidad 8. Con el choque principal del viernes 7.1, la intensidad del temblor alcanzó un 9, dijo Jones.

“Mi expectativa es que Ridgecrest lo esté pasando muy mal esta noche”, dijo Lucy Jones.

Cuando el terremoto del jueves golpeó, los científicos habían advertido que podría conducir a un terremoto aún mayor. Ridgecrest ha sido sacudida por más de 17 terremotos de magnitud 4 y al menos 1.200 réplicas desde el jueves. Una réplica de magnitud 5.4 ocurrió a primera hora de la mañana del viernes, lo suficientemente fuerte como para despertar a los residentes de Los Angeles a unas 125 millas de distancia.

“Esta es una secuencia sísmica”, dijo Jones. “Estará en curso. Es claramente una secuencia muy enérgica, así que no hay razón para pensar que no podemos tener terremotos más grandes”.

El terremoto del viernes fue mayor en magnitud que el destructivo terremoto de Northridge de 1994, que midió 6,7 de magnitud. Pero esa temblor ocurrió en un área urbana, mientras que los enormes terremotos de esta semana ocurrieron a 100 millas de L.A.

Un terremoto de 7,1 en 1999 golpeó la zona de Hector Mines del desierto de Mojave. Debido a su distancia de Los Angeles, no causó daños o lesiones mayores.

El terremoto del 4 de julio se había roto a lo largo de una longitud de 10 millas de largo, desde un punto remoto al noreste de Ridgecrest, California, una ciudad de 29.000 personas, y continuó al suroeste casi hasta los límites de la ciudad, dijeron los científicos.

Las réplicas probablemente “continuarán durante meses, si no años”, dijo el sismólogo de Caltech Egill Hauksson el viernes anterior.

Con información de LA Times y My News LA.