Se dispara el consumo de mariguana en California

June 23, 2018 - por

Se dispara el consumo de mariguana en California

Aunque el consumo de la marihuana con fines recreativos es legal en California, expertos señalan que eso no implica que sea bueno para el organismo.

El cannabis posee más de 500 químicos pero el TCH es el responsable de la mayoría de sus efectos psicotrópicos y su concentración ha aumentado significativamente en los últimos años, indican expertos.

Entre más potente la marihuana, más peligroso su efecto, destaca el tenientes James Spell, de la Unidad de Narcóticos de la Policía de Los Ángeles. De acuerdo con Spell, hace dos décadas el concentrado era de más del 3 por ciento.

“Ahora la planta tiene concentrados niveles de 15% hasta 30%”, dice Spell.

La razón de esto, explica Spell, son las lámparas conocidas como Lec, cuyos rayos imitan al sol, generando una radiación que mejora el crecimiento de las plantas de marihuana. Sin embargo, esto también incrementa la concentración de TCH.

Esos concentrados mayores de TCH prolongan el periodo de intoxicación, destaca el psiquiatra Jairo Gómez, del Hospital White Memorial.

“Se almacena en áreas principalmente en el tejido graso y ahí liberadas en un largo periodo”, explica Gómez, destacando que consumir altos valores de THC puede generar depresión, ansiedad y psicosis.

Spell destaca que, desde su legalización para uso recreativo en California, el consumo se ha disparado en el estado.

“La gente que usa [cannabis], la usa más y vemos que hay más que no usaban antes y ahora la están usando”, dice Spell.

DOS MILLONES DE ADICTOS A DROGAS Y ALCOHOL EN LOS ANGELES

En Los Angeles hay dos millones de adictos a las drogas y al alcohol, de los cuales uno de cada tres padece enfermedades mentales. Es una crisis sin control, que rebasa al estado y a la sociedad civil, declaró la doctora en psicología Elisa Jiménez, directora ejecutiva de la organización California Mental Health Conecction. Además, subrayó, fracasan las acciones para abatir el problema.

Indicó que esto se traduce en un número creciente de muertes. No hay estadísticas precisas, pero “las cifras son grandes”.