Trump provoca desplome en Wall Street por guerra comercial con China

May 13, 2019 - por

Trump provoca desplome en Wall Street por guerra comercial con China

En una carta a Trump legisladores demócratas le solicitaron que se cancele la visita del primer ministro húngaro, Viktor Orban, y denunciaron sus políticas antidemocráticas. Foto Afp

Nueva York.

Donald Trump dio hoy una cariñosa bienvenida a otro presidente acusado de autoritarismo y xenofobia después de un fin de semana despotricando contra las investigaciones en su contra (hay alrededor de 29), atacando a demócratas y provocando un desplome dramático en la Bolsa de Valores por su guerra comercial contra China, mientras sigue jugando con una guerra militar contra Irán. O sea, otro día normal en Washington.

Al recibir al primer ministro húngaro Viktor Orban en la Casa Blanca, Trump lo elogió por su “tremenda labor” incluyendo sus políticas antimigrantes, comentando que “probablemente son, como las mías, un poco controvertidas, pero eso está bien. Tú has hecho una buena labor y has mantenido seguro a tu país”. Ambos mandatarios coincidieron en la defensa y apoyo de “comunidades cristianas” en el mundo.

Legisladores, defensores de derechos humanos y comentaristas criticaron la visita como otro ejemplo más de cómo esta Casa Blanca continúa elevando relaciones con otros gobiernos autoritarios, como Arabia Saudita y Brasil. En una carta a Trump legisladores demócratas le solicitaaron que se cancele la visita, denunciaron las políticas antidemocráticas de Orban, incluyendo su promoción de la xenofobia y el anti-semitismo y la supresión de libertades civiles y la prensa.

Como resultado de la guerra comercial que Trump desató contra China el pasado viernes, la Bolsa de Valores sufrió su peor día en 4 meses. Aunque el presidente aseguró que sus aranceles castigarán sólo a China, economistas señalaron que los consumidores y empresas estadunidenses y empresas estadunidenses que dependen del comercio con China también pagarán el costo al final, algo que finalmente tuvo que admitir el propio asesor económico del presidente Larry Kudlow, contradiciendo a su jefe. Esto obviamente irritó a Trump, y hoy, por tuit, insistió, falsamente, que serían los chinos y no los estadunidenses quienes pagarían la cuenta de su política.

El tuitadeor en jefe, según el conteo de un analista de CNN, emitió unos 35 tuits entre el sábado en la mañana y este lunes -sin contar 62 retuits, incluyendo algunos de sus propios tuits, que emitió sólo en una hora el sábado- con la mayoría de ellos, 15, enfocados sobre la ya concluida investigación del fiscal especial Robert Mueller, manifestando la obsesión presidencial con el asunto a pesar de intentos de sus estrategas de declarar que ese asunto ya se acabó.

Tal vez la razón es que hay por lo menos 29 investigaciones relacionadas a Trump en curso: 10 investigaciones criminales federales, 8 estatales y locales y 11 legislativas, según el New York Times.

Entre los tuits más peligrosos fue uno contra la representante demócrata (y musulmana) Rashida Tlaib, sumándose al coro de unos políticos republicanos condenando como “anti-semita” sus comentarios en una entrevista donde ella habló de la ironía de que sus ancestros brindaron, aunque a la fuerza, refugio a los judíos después del Holocausto europeo. Trump la acusó de “odio tremendo a Israel y el pueblo judío” (algo que críticos señalaron son dos cosas diferentes). Ella respondió que esas acusaciones son falsas y que el presidente “una vez más está usando su plataforma para incitar el odio y violencia basado en mentiras”.

No es la primera vez que Trump ha emitido o endosado ataques contra opositores y críticos y recientemente hizo algo parecido con la representante musulmana Ilhan Omar, lo cual generó una ola de mensajes de odio y hasta amenazas de muerte contra la legisladora.

Al mismo tiempo, las señales de una intensificación del conflicto con Irán están generando preocupación entre analistas sobre la creciente posibilidad de una guerra con ese pais, Algunos recuerdan que el asesor de Seguridad Nacional John Bolton, aún antes de sumarse al régimen de Trump, ya había declarando públicamente que favorecía no sólo abandonar el acuerdo nuclear con Irán -el cual fue anulado por Trump hace un año- sino “bombardear” a ese pais.

Por otro lado, Carl Bernstein, el famoso periodista de Watergate, comentó el domingo que “es obvio para cualquier observador, cualquiera que ve los hechos (…) que estamos en medio de un encubrimiento por el presidente, asistido y facilitado por el procurador general de Estados Unidos”. Calificó a Trump como tal vez “el presidente más autoritario” en la historia de este país.