Vicepresidente del distrito escolar, Nick Melvoin, y privatizadores llevan a directores de 11 escuelas públicas a lujoso hotel de Orange para “pactar en lo oscurito” y “comprar su voluntad” para que la cohabitación de chárter en sus espacios no tenga contratiempos

July 9, 2018 - por

Vicepresidente del distrito escolar, Nick Melvoin, y privatizadores llevan a directores de 11 escuelas públicas a lujoso hotel de Orange para “pactar en lo oscurito” y “comprar su voluntad” para que la cohabitación de chárter en sus espacios no tenga contratiempos

Hotel donde tuvo lugar una cumbre entre 11 directores de escuelas oficiales de Los Angeles con privatizadores, encabezados por el vicepresidente del distrito escolar angelino, Nick Melvoin.

Cerca del mar, entre lujos y buenas viandas la mente se calma y el corazón se abre.  Todo propicio para la tranquilidad y una productiva paz interior. Sin embargo, en esta ocasión, el inmejorable ambiente sirvió para persuadir, para sumar a sus designios privatizadores a quienes pueden ser un valladar para sus planes expansionistas: directores de escuelas.

El escenario de esta atípica reunión, que sienta precedente, el hotel Laguna Cliffs, en el condado de Orange, el más conservador de California. Fue promovida por la organización Great Public School, que pagó los gastos, significada por el impulso a las escuelas chárter.

Nick Melvoin, vicepresidente de la Junta Educativa del Distrito Escolar Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, siglas en inglés), marcó la pauta de las deliberaciones con directores de once escuelas del área del distrito cuatro, que él encabeza, correspondiente al oeste de la urbe angelina.

El tema principal a tratar: la cohabitación de chárters dentro de espacios de esas once escuelas oficiales ( co-location)  que – a decir de dirigentes de maestros- lesionan en todos sentidos a la educación pública.

La cumbre en este lujoso hotel se celebró recientemente y estuvieron presentes unas cuarenta personas, entre miembros del equipo de Melvoin, de los organizadores y los directores.

Ha sido un evento cubierto con el manto de la sospecha. ¿Por qué fuera de la jurisdicción de LAUSD? ¿Qué esconden? ¿Por qué en lo oscurito? ¿Por qué sin incluir a padres y a maestros?, son algunas interrogantes de mentores angelinos.

Gloria Martínez, vicepresidenta de UTLA.

Gloria Martínez, vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés), llegó al sitio y habló de frente con Melvoin:

“Fuimos, porque la falta de maestros en esta cumbre se nos hizo una falta de respeto, porque estamos en negociaciones con el distrito escolar y tratamos de proteger a las escuelas públicas”.

Melvoin respondió que una meta era la manera de buscar la mejor convivencia de las escuelas chárter y públicas en un mismo espacio.

También recalcó al funcionario que ese hotel no tiene a sus empleados sindicalizados.

En plática con La Educación, Martínez reflexiona:

“Cuando sacas a los directores y los pones en el lujo y muy relajados, no estás listo para recordar los problemas de la escuela”.

Y recuerda que las escuelas públicas tienen tal raquitismo presupuestal que a finales de año lectivo no tienen dinero ni para papel higiénico ni para basureros. Lo peor: pese a esa circunstancia, absorben los gastos de las chárter.

En LAUSD hay 73 escuelas cohabitadas y la ley permite que el distrito escolar cobre una tarifa de del 3% para las escuelas autónomas ubicadas en instalaciones del distrito que no pagan alquiler.

Sin embargo, el estudio denominado Informe de Impacto Económico reveló que ninguno de los 56 chárter pagaban esa tarifa del 3%, lo que genera pérdidas superiores a los 2 millones de dólares  al año.

¿Por qué no los cobran?

“No tengo la respuesta”, indica.

Tercia en la plática Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA, y resalta:

“No pagan porque la mayoría de los integrantes de la Junta Educativa – 4 de 7- están a favor de las chárter y los exoneran de esos pagos. Es parte de la tendencia de privilegiar a los privatizadores. Algo que deben pagar no lo hacen”.

Martínez manifiesta que esa tendencia a eximir de pago alguno a las chárter se ha manifestado en los últimos diez años.

Dijo que durante el verano se juntan miembros de ambas escuelas pero nunca hablan de dinero.

Además, propuso que cada una chárter vaya a ocupar espacio de planteles públicos, deben invitar a miembros de la comunidad para que les informe sobre este proceso y tomen su opinión.

Martínez expresó que durante las negociaciones de UTLA con LAUSD – que ahora se encuentran en impasse declarado por la dirigencia sindical- los maestros han planteado su posición sobre la cohabitación. UTLA demanda una sección en contrato para que tener mayor contabilidad de las chárter, “para que la escuela pública siga sirviendo a la comunidad aunque la chárter invada su espacio”.

Melvoin le dijo que quería seguir conversando con ella, pero ésta le puso en claro que esa plática tiene que darse sólo en la mesa de negociaciones.

Desde hace 190 meses, UTLA presentó sus propuestas al distrito escolar pero hasta la fecha no hay ninguna respuesta.

PACTO DETRÁS DE LA PUERTA

Volviendo al encuentro en el hotel lujoso, Martínez enfatizó:

¿”Cómo se atreven a hacer algo totalmente aislado, sin tener en cuenta la voz de los maestros y nuestras demandas?  Esta reunión fue para once escuelas. ¿Qué sucede con las otras 61 cohabitadas? A la mejor esta reunión logró algo positivo pero en el resto no ha sucedido esto. ¿Qué tipo de igualdad hay? Si se hace por unas se debe hacerse en todas pero dentro de Los Angeles. Eso es típico de las chárter”.

Juan Ramírez destaca:
‘’Es la primera vez que esto ocurre. Mala señal. Significa que lo que buscan es comprar voluntades de los directores. Los tratan de comprar. En vez de ello, que vengan a la mesa de negociaciones y miren lo que pedimos, el sindicato, los maestros y la comunidad”.

Dijo que la falta de recursos y que las chárter se los llevan, no se resuelve con cenas elegantes en  un lugar lujoso”.

Advierte:
“No es bueno que haya pasado que se trate de resolver problemas atrás de la puerta, en lo oscurito”.