Video: Trump usa el poder presidencial y acusa “fraude”, y topa con muro de medios, redes y autoridades

November 6, 2020 - por

Video: Trump usa el poder presidencial y acusa “fraude”, y topa con muro de medios, redes y autoridades

Algunas de las principales emisoras de Estados Unidos cortaron el discurso emitido por el Presidente Donald Trump en horario de máxima audiencia, mientras que Fox News, la referencia informativa del Partido Republicano, desmintió sus palabras. Esto se suma a las decisiones tomadas por jueces en Georgia, Michigan y Filadelfia para desestimar las demandas con las que la campaña de Trump  buscaba atacar la integridad del proceso de votación en estados donde el resultado podría significar su derrota.

 Donald Trump utilizó el poder presidencial para difundir desde la Casa Blanca, de forma inédita, el mensaje de un presunto fraude electoral pero sin mostrar evidencia, y se topó, también de manera inédita, con un bloqueo sólido en el que participaron los medios más poderosos de Estados Unidos, las redes sociales como Twitter y Facebook, además de distintas autoridades (fiscales y jueces) locales y federales.

Ayer por la tarde, 48 horas después de que el 3 de noviembre las casillas comenzarán a cerrar en toda la Unión Americana, Trump salió a dar un mensaje en la sala de prensa de la Casa Blanca. Desde ahí, el lugar donde se ha fincado el poder de esa nación y que, en teoría resguarda los valores de la democracia, Trump, como Presidente además, despotricó contra el Colegio Electoral en estados cuya votación le fue adversa, los votantes, los jueces y los demócratas, por supuesto; acusó a todos de corrupción y de haber destruido el sistema por ambición e irregularidades de las que, sin embargo, no ofreció una sola prueba.

Trump lanzaba quejas y acusaciones al aire, cuando paulatinamente las más poderosas cadenas de comunicación del país le apagaron el micrófono, un hecho inédito en la historia de los medios en EU. Los presentadores de las cadenas de televisión argumentaron que el Presidente, una vez más, mentía. Pero en el marco de una cerrada elección y de una sociedad polarizada, sus “mentiras” eran un riesgo para la democracia y para la seguridad del país.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (d), fue registrado este jueves, durante su primera comparecencia ante los medios después de la jornada electoral del pasado martes, en la sala de prensa de la Casa Blanca, en Washington DC. Foto: Shawn Thew, EFE.

Las cadenas ABCCBSNBCCNNMSNBC e incluso Fox News, que ha simpatizado con Trump desde su campaña de 2016, interrumpieron la transmisión del discurso justo cuando acusaba de manera infundada que le estaban “robando” la elección presidencial.

De acuerdo con la agencia The Asociated Press (AP), Trump había intentado apoderarse de la audiencia a la hora en la que los principales noticiarios aparecen en la Costa Este, y después de una jornada post-electoral en la que sus ventajas en Pensilvania y Georgia disminuían conforme avanzaba el escrutinio.

El conductor Brian Williams, de la MSNBC, también interrumpió el mensaje. Fox News Channel y CNN transmitieron completo el discurso, pero el conductor Anderson Cooper, de la CNN, dijo que Trump era “como una tortuga obesa volteada en el suelo, revolviéndose bajo un sol abrasador dándose cuenta que su tiempo ha terminado”.

El reporte del periodista David Bauder, de AP, expuso que personalidades de la cadena habían criticado severamente a Trump después de su airado discurso nocturno posterior a la jornada electoral, aunque lo transmitieron completo. El jueves pasado, Trump sonó más moderado, pero insistió en su letanía de quejas sobre la “supresión” del voto, los votos por correo y fraude que nunca especificó.

“Tenemos que interrumpir aquí porque el Presidente está haciendo declaraciones falsas, incluida la idea de que ha habido una elección fraudulenta”, dijo Lester Holt, de NBC. “No hay prueba de ello”, consignó la agencia de noticias.

Norah O’Donnell, de CBS, interrumpió y solicitó a la corresponsal Nancy Cordes que hiciera una verificación de hechos de la aseveración de Trump de que si los “votos legales” fueran contados, ganaría fácilmente los comicios. Cordes dijo que no había indicio de un número considerable de votos ilegales, y afirmó que la aseveración de Trump sobre una llegada tardía de votos era “otra falsedad”.

MSNBC interrumpió la transmisión de Trump y dejó la imagen del conductor Brian Williams.

“Estamos de nuevo aquí en la inusual posición de no sólo interrumpir al Presidente de Estados Unidos, sino de corregir al Presidente de Estados Unidos”, afirmó. “No tenemos conocimiento de votos ilegales, no tenemos conocimiento de una victoria de Trump”.

Trump hoy, en la Casa Blanca. Foto: Shawn Thew, EFE.

Después de que ABC concluyera su cobertura, el corresponsal de la red en la Casa Blanca, Jonathan Karl, también dijo que no había pruebas de votos ilegales. “Lo que parece frustrarle es… que lleva tiempo el conteo de votos”, afirmó Karl. “Siempre lleva tiempo contar los votos. Pero especialmente en esta elección”.

Aunque CNN mantuvo al Presidente en el aire, un cintillo abajo en la imagen decía “Sin presentar pruebas, Trump afirma que le están haciendo trampa”, destacó AP.

En Fox News, los comentaristas Bill Bennett y Byron York dijeron que sólo porque Trump no señaló casos específicos de irregularidades no significa que no haya habido ninguno. Pero el Presidente y sus abogados necesitan presentar pruebas, dijeron.

Inmediantamente después de concluir su rueda de prensa, grandes medios internacionales, como The New York Times o The Guardian, no dudaron en calificar de falsedades las acusaciones de Trump contra el sistema.

FACEBOOK Y TWITTER LO CASTIGAN…

Antes de la elección del 3 de noviembre, Twitter comenzó a colocar advertencias sobre la posible falsedad de los mensajes que Donald Trump lanzó. Esa actividad se intensificó en los últimos días, cuando el Presidente comenzó a alertar por un “FRAUDE”, así con mayúsculas, y a publicar las intenciones de los demócratas de robarle la Presidencia en las urnas.

Ayer, en un ejemplo del riesgo que conlleva la actitud de Trump, Facebook prohibió un gran grupo llamado “Stop the Steal” que los partidarios de Trump estaban usando para organizar protestas contra el recuento de votos.

Algunos miembros habían pedido violencia, mientras que muchos afirmaron falsamente que los demócratas se estaban robando las elecciones. El grupo había acumulado más de 350 mil miembros antes de que Facebook lo eliminara.

Desde el mes pasado Twitter había advertido sobre mensajes de Donald Trump. Tan solo el 15 de octubre la rede social restringió temporalmente la cuenta de campaña electoral del Presidente, de manera que no puede hacer publicaciones, a raíz de un video sobre el hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden.

El video en cuestión hacía referencia a una nota del diario The New York Post publicada este miércoles, que contenía supuestos detalles de los tratos comerciales de Hunter Biden con una compañía de energía ucraniana y afirmaba que el exvicepresidente se había reunido con un asesor de la empresa. “Joe Biden es un mentiroso que ha estado estafando a nuestro país durante años”, se afirmaba en la grabación.

La red social explicó que el video violó sus reglas contra la publicación de información privada, detallando en su mensaje estándar que no se puede publicar “la información privada de otras personas sin su autorización y permiso expresos”.

… Y TAMBIÉN FUNCIONARIOS ELECTORALES Y JUECES

Ayer mismo, en una jornada de respuesta contundente a las fake news de Trump, los jueces de Georgia y Michigan desestimaron las demandas de campaña de Trump, socavando una estrategia legal de campaña para atacar la integridad del proceso de votación en estados donde el resultado podría significar la derrota del Presidente Donald Trump.

En Georgia, un Juez estatal desestimó un caso debido a preocupaciones sobre 53 boletas ausentes en el condado de Chatham después de que los funcionarios electorales en el condado del área de Savannah testificaron que todas esas boletas se habían recibido a tiempo. Los funcionarios de campaña dijeron anteriormente que estaban considerando desafíos similares en una docena de otros condados del estado.

En Filadelfia, un Juez federal rechazó el intento del equipo de campaña del Presidente para suspender ahí el recuento de votos, bajo el argumento de que hubo una falta de acceso a los observadores electorales e instó a ambas partes a llegar a un acuerdo.

En Pensilvania, mientras tanto, la campaña de Trump ganó un fallo de apelación para acercar a los observadores del partido y la campaña a los trabajadores electorales que procesan las boletas por correo en Filadelfia.

Además, funcionarios electorales en varios estados dijeron estar preocupados por la seguridad de su personal en medio de una serie de amenazas y reuniones de manifestantes enojados afuera de sus puertas, atraídos por las infundadas afirmaciones del Presidente Donald Trump de fraude generalizado en la carrera por la Casa Blanca, consignó AP.

“Puedo decirles que mi esposa y mi madre están muy preocupadas por mí”, dijo Joe Gloria, el registrador en el condado de Clark, Nevada, que incluye Las Vegas. Dijo que su personal estaba reforzando la seguridad y rastreando los vehículos que iban y venían de las oficinas electorales, planteó un reporte elaborado por los periodistas Nomaan Merchant y Tim Sullivan.

El personal electoral maneja las boletas mientras continúa el recuento de votos en las elecciones generales en State Farm Arena, el miércoles 4 de noviembre de 2020 en Atlanta. Foto: Brynn Anderson, AP.

Sin embargo, Gloria agregó que él y otros no dejarían de “cumplir con nuestro deber y contar las papeletas”.

Los partidarios del presidente Donald Trump protestan por la votación de Nevada frente al Departamento de Elecciones del Condado de Clark, el miércoles 4 de noviembre de 2020 en Las Vegas. Foto: John Locher, AP.

Grupos de partidarios de Trump se reunieron en sitios de tabulación de votos en Phoenix, Detroit y Filadelfia, denunciando los conteos que mostraban al demócrata Joe Biden liderando o ganando terreno.

Si bien las protestas no fueron violentas ni muy grandes, los funcionarios locales estaban angustiados por la multitud y preocupados por las implacables acusaciones.
La Procuradora General de Michigan, Dana Nessel, tuiteó una petición para “dejar de hacer llamadas de acoso y amenazas” a su personal.

Una cabeza de Donald Trump descansa en la acera de Black Lives Matter Plaza, el miércoles 4 de noviembre de 2020 en Washington. Foto: John Minchillo, AP.

“Pedirles que coloquen marcadores en lugares incómodos nunca es apropiado y es un comentario triste sobre el estado de nuestra nación”, escribió Nessel, un demócrata, refiriéndose a una teoría de conspiración falsa de que a los partidarios de Trump se les dijo que llenaran las papeletas con marcadores Sharpie para que sus votos no fueran contados por las máquinas.

La Secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, en entrevista con CNN, dijo que su principal preocupación era la seguridad del personal, pero que los agentes del alguacil estaban brindando protección. Ella dijo que los manifestantes estaban “causando retrasos e interrupciones e impidiendo que esos empleados hicieran su trabajo”.

–Con información de AP y EFE.