Se gasta en la ruleta 35 millones de dólares, gana un millón, pero le pide al casino 330.000 de comisión

November 10, 2020

En 2015 un empresario croata llamado Juste Puharic se gastó en cinco días a la ruleta 27 millones de libras (35 millones de dólares) en The Park Lane Club, en Londres. El hombre recuperó todo el dinero jugado y obtuvo una ganancia de más de un millón de dólares, pero ahora demanda cerca 250.000 libras (330.000 dólares) al casino, pues asegura que su personal le prometió una suma si jugaba en su establecimiento, informa The Times.

El millonario destaca que solo decidió jugar allí y arriesgarse a perder su dinero porque los empleados del casino lo calificaron como ‘jugador valioso’ y le prometieron un cashback o porcentaje de reembolso de dinero de sus apuestas. En particular, Puharic reclama haber adquirido el “derecho contractual” de recibir 243.518 libras (322.839 dólares), lo que representa una comisión del 0,9 % sobre sus apuestas de juego de 27.057.621 libras (35.871.099 dólares).

Sin embargo, los propietarios de casino insisten en que no le deben nada y que no les importaba si Puharic jugaba o no en su establecimiento.

El representante del empresario, Christopher Bamford, declaró al Tribunal Superior de Londres que Puharic había sido un cliente habitual de los casinos Mayfair desde 2002, pero que en 2015 fue calificado por el Park Lane Club como ‘jugador valioso’, porque “deseaba atraerlo para que apostara en el club”. Según su versión, durante una cena, el personal del casino lo habría convencido para que jugara en este local, prometiéndole una comisión del 0,9 % sobre sus apuestas, al margen del resultado.

Por su parte, el representante de los propietarios del casino, Guy Olliff-Cooper, niega que el casino ofreciera estas condiciones al empresario. “Puede haber dicho que el club haría todo lo posible para ser competitivo y, por lo tanto, consideraría ajustarse a los términos que el señor Puharic recibió en otros lugares”, dijo el abogado, insistiendo en que “no se le hizo ninguna oferta formal”, ni el casino se mostró “particularmente interesado” en atraerlo como jugador al club. “Simplemente estaba tratando de actuar con cortesía”, comentó.

“El único incentivo ofrecido a los jugadores de ruleta en el Park Lane Club era la hospitalidad discrecional gratis y una comisión que podría ser utilizada como un ‘descuento por las pérdidas’ pero no reclamada por un jugador que sale ganador”, añadió.