El presidente electo de Bolivia, Luis Arce, quiere estrechar la relación con el gobierno de México

November 2, 2020 - por

El presidente electo de Bolivia, Luis Arce, quiere estrechar la relación con el gobierno de México

Luis Arce, presidente electo de Bolivia, quien tomará posesión el 8 de noviembre, detalla en entrevista con 'La Jornada' la represión social y errores económicos desatados por el gobierno golpista de Jeanine Áñez. Foto Comunicación MAS IPSP

Hace menos de un año, Luis Arce, ministro de Economía del gobierno de Evo Morales, se refugió en México. Este 8 de noviembre, tomará posesión como presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

Triunfador en los pasados comicios con más de 55 por ciento de la votación, artífice del milagro económico que su país vivió durante 13 años, se enfrentará ahora al desastre financiero dejado por el gobierno golpista de Jeanine Áñez. En escasos 11 meses la economía cayó entre 8 y 11 por ciento.

En entrevista exclusiva para La Jornada, Arce anuncia que a su país le tomará hasta dos años y medio recuperar las tasas de crecimiento que tenía antes del gobierno de facto.

A continuación, una síntesis de la charla con el mandatario electo.

–Un año después de un golpe de Estado, usted toma posesión como presidente de su país. ¿Cómo explicar este vuelco en la correlación de fuerzas? ¿De qué es resultado?

–Es una suma de cosas. La primera, lo ocurrido con los movimientos sociales. Cuando dan el golpe, nos encuentra desorganizados, desunidos y con una victoria en las elecciones, empañada por la participación de la OEA, que veía un supuesto fraude.

“Las organizaciones sociales estaban en la incertidumbre ante una derecha que tenía 21 días bloqueando el país, particularmente las ciudades, con efectos en la gestión y en la economía. Ese movimiento desata el golpe de Estado.

“Nuestras organizaciones sociales se movilizaron tímidamente para defender al gobierno del compañero Evo. No pudieron reaccionar oportunamente. Cuando viene la reacción es tarde, porque el golpe se consuma. Vienen las fuerzas armadas, la policía y todos los órganos represivos del Estado y se consolida el golpe.

“Fue un golpe de Estado cruento, que instauró un régimen que no era democracia. El ascenso de la señora Áñez fue inconstitucional. La población tiene una herida de no haber podido reaccionar oportunamente. Tiene una deuda con el Movimiento al Socialismo (MAS), luego de haber hecho tantas cosas por el país: de haber crecido, hecho obras, mejorado la educación, la salud, el nivel de vida de la gente. Todo eso se acumula junto con la derrota por la fuerza del pueblo en las calles. Ahí hay una herida en el pueblo boliviano que no estaba cicatrizada.

“El segundo consiste en que el gobierno de facto, en lugar de hacer gestión, empieza a hacer persecución política a dirigentes con el pretexto de la pacificación. Mete a muchos de ellos en la cárcel por actos supuestamente sediciosos.

“Luego viene una sensación de que la economía está mal. En el último trimestre del año pasado y en el primer trimestre de este año, sin coronavirus, el manejo económico era malo.

“El tercer elemento tiene que ver con la pandemia, su mal manejo, y el uso que le dan. La derecha tenía el plan de que las elecciones se realizaran hasta 2021. La pandemia les da oportunidad de postergarlas. En una primera instancia, la fecha de elecciones era el 3 de mayo. En abril, deciden llevarlo a agosto, luego a septiembre y luego a octubre. El pueblo, a través de la Central Obrera Boliviana y el Pacto de Unidad, se moviliza en plena pandemia y logra arrancar una fecha definitiva para las elecciones: el 18 de octubre.

“Son un cúmulo de cosas, más el mal manejo de la pandemia, que puso a Bolivia en el sexto lugar en la relación de muertes con respecto a habitantes. En las elecciones se va viendo eso y a una derecha sin ideas, sin propuestas. No proponían algo nuevo. Su consigna era ‘que no vuelva el MAS’.

En cambio, nosotros fuimos con una propuesta para salir de la crisis. Tuvimos el voto oculto de la clase media, que había participado en las jornadas de octubre del año pasado y que se volcó al MAS, porque era el único partido que le podía proponer y garantizar estabilidad económica, política y social.

–En el golpe de Estado desempeñó un papel muy importante el Ejército y la policía. Al parecer se subestimó cómo estos actores podían involucrarse en una iniciativa golpista. ¿Qué garantía hay ahora de que eso no volverá a suceder?

–Nunca existe una garantía cuando están las cosas así y además la policía es endeble. Pero ahora las condiciones son diferentes.

Primero, tenemos una victoria contundente del pueblo boliviano con 55 por ciento, inobjetable. Con un árbitro de ellos, designado por este gobierno, por la dictadura, por los partidos políticos que participaron en el golpe Estado. Las fuerzas armadas y la policía han sido duramente criticadas por el pueblo de Bolivia por lo que ocurrió. Ellos saben que han dañado su imagen e institucionalidad. La población se está dando cuenta ahora de que en realidad estos minoritarios son los que buscan la violencia, no nosotros.

–El golpe de Estado se impuso a sangre y fuego, con masacres en Senkata y Sacaba y civiles muertos. ¿Serán juzgados y castigados los responsables de esa represión?

–La Asamblea Legislativa Plurinacional ya ha dado un paso importante, al aprobar un juicio de responsabilidades para el gobierno autor. Anteriormente, ha habido grupos civiles que han iniciado cuestiones judiciales contra los asesinatos, que superan 36, y miles de heridos. La sentencia que corresponde escapa al control del Ejecutivo.

–¿Hay posibilidades de recomponer la economía en corto plazo? ¿Qué tan mal dejaron los golpistas las cosas?

–Para darle algunas cifras de comparación. La proyección de interno bruto para esta gestión 2020 está entre menos 8 y menos 11 por ciento. Es más, de acuerdo con las cifras oficiales de este gobierno, tres meses atrás ya habríamos alcanzado menos 8. Estamos con rumbo a profundizar la crisis. Esto, cuando Bolivia crecía a 8.2 por ciento. Es una caída de 15 o 16 puntos porcentuales, que es mucho. Por otra parte, el desempleo. Teníamos un desempleo de apenas 4 por ciento. Ahora supera 30 por ciento.

“Otro elemento es el déficit fiscal. Planteamos que íbamos a llegar a 6 por ciento de déficit fiscal. Pero ellos, ya a esta altura –y no ha acabado el año–, están en 9 por ciento de déficit fiscal. ¡50 por ciento más!

“El otro tema es la deuda. Es un tema muy preocupante. La deuda la dejamos en 25 por ciento del PIB. Ahora ya está a más de 32 por ciento, acercándose a 38 por ciento.

“Lo más importante: ha crecido la deuda interna del Banco Central, es decir, la maquinita de hacer billetes. Nosotros dejamos una deuda de cerca de 3 mil millones, más o menos, y ellos, en este tiempo, ya se han prestado entre 7 mil y 9 mil millones. Sumando estos 3 mil, ya estamos entre 11 y 12 mil millones. Es la estimación, porque no hay cifras. Estamos hablando que se habría cuadruplicado la deuda interna, con sus consiguientes riesgos sobre la inflación.

“El deterioro es muy fuerte. Con las cifras que hemos visto, salir de la crisis, para retomar el nivel de crecimiento, nos va a demandar entre uno y medio y dos y medio años. Va a ser un trabajo duro.

Felizmente tenemos un plan para sacar el país adelante. Queremos implementarlo a la brevedad. Entre el siguiente año, el año y medio que viene, vamos a estar retomando las cifras que teníamos antes del golpe de Estado y de la pandemia.

–¿El triunfo de ustedes en Bolivia anuncia un cambio en la correlación de fuerzas en toda América Latina?

–Nuestra victoria en los comicios es del pueblo boliviano que recupera la democracia, el proceso de cambio. El mensaje es claro: no se puede, con un golpe de Estado, destruir un proceso que ha estado dando prosperidad a un pueblo, en lo económico en lo social. El pueblo, al final, sabe entender y es muy justo; es muy sabio al momento de decidir.

–¿Algún mensaje para México?

–Nuestro mensaje a los amigos allá que nos recibieron con los brazos abiertos es de un agradecimiento profundo, una predisposición completa a que trabajemos con el pueblo y con el gobierno mexicano, que estrechemos vínculos. Tenemos muchas cosas en común. Esperemos que con el gobierno del MAS y con el del presidente Andrés Manuel López Obrador podamos generar un clima propicio para mejorar nuestras relaciones.

Un gran abrazo a todo lo que ha hecho el pueblo mexicano por los bolivianos que estábamos asilados allá. A nuestra embajadora, María Teresa Mercado, a la que siempre recuerdo, un gran saludo. Ella se impuso y permitió que saliera del país. Igual, quizás la historia hubiese sido otra. Muchas gracias. Esperemos que cada vez estemos más unidos en una diplomacia de los pueblos.