Ninguna de las tres propuestas para reformar o suprimir al departamento de policía del distrito escolar angelino fue aprobada

June 24, 2020 - por

Ninguna de las tres propuestas para reformar o suprimir al departamento de policía del distrito escolar angelino fue aprobada

Cinco integrante de la Junta Educativa del distrito escolar desoyeron al movimiento mayoritario que exige que se elimine el departamento de policía escolar.

Desfinanciar a la policía escolar angelina era el clamor popular. Sin embargo, esa propuesta -denominada  Moción de la Libertad- no encontró apoyo entre la mayor parte de los siete miembros de la Junta Educativa del distrito escolar angelino.

La demanda se había enmarcado en la lucha que se da a diario en la geografía nacional e internacional– desde el 25 de mayo con la muerte del afroamericano George Flyod, causada por un policía blanco de en Minneapolis-, contra el racismo institucional y los excesos policiacos.

Miles de estudiantes, padres de familia, maestros y sindicalistas- exigía la eliminación del cuerpo de policía del distrito escolar.

Pero la mayoría de los siete miembros de la Junta Educativa no dejaron prosperar ninguna de las tres iniciativas para reformar y hasta para cancelar a esa corporación.

La propuesta que mereció amplio respaldo -incluido el del gremio magisterial- fue de Mónica García, que proyectaba una disminución del presupuesto policiaco escolar de 70 millones de dólares  a un rango del 90% para el bienio 2023-24.  Proponía, asimismo que esos recursos se destinaran a escuelas de mayor necesidad en apoyo de los estudiantes afroamericanos.

También demandaba apoyo económico para la salud mental de los estudiantes afectados por la violencia emocional y psicológica del racismo estructural.

García dijo que es necesario enfrentar al racismo sistémico y al clasismo. El distrito, dijo, necesita pasar de un departamento de policía “a otra estrategia de seguridad”.

“ Esto es lo que el levantamiento contra la brutalidad policial nos está pidiendo que hagamos”, dijo García. “Si no es esta resolución, ¿cuál es nuestro compromiso con la equidad y la eliminación de las barreras causadas por la intersección de raza, clase, género, idioma hablado y sexualidad?”, planteó.

Agregó: “Creo que tenemos el mejor departamento escolar del país. Eso no es suficiente.”

Sólo uno de los otros seis miembros de la junta, Nick Melvoin, se unió a García. En contra votaron 5.

Algunos miembros de la junta dijeron que estaban reacios a tomar una acción tan drástica sin tener un plan alternativo para garantizar la seguridad de los estudiantes en el segundo distrito escolar más grande del país.

JORNADA EFUSIVA, CON ADRENALINA A TOPE

Desde antes de las 9:00 de la mañana, cuando se inició la sesión de los elementos de la Junta Educativa, ya había manifestantes afuera del edificio de LAUSD con pancartas, con gritos, con bailes, con música. Algunos miles vinieron marchando del centro citadino. A todos unía la convocatoria para desaparecer a la policía de los campus, porque – acusaron- criminaliza, detiene mayoritariamente a los afroamericanos, porque produce temor.

Adentro de salón de sesiones, la mayor parte de los que hicieron uso de la palabra -entre ellos el presidente del Sindicato de Maestros, Alex Caputo-Pearl, y la vicepresidenta y presidenta electa, Cecily Myart-Cruz- apoyaron de manera marcada una propuesta de García.

Fue un debate con pasión, sentimiento y hasta con el dolor de los que dijeron haber sido víctimas de excesos de uniformados. Hubo al menos 40 oradores.

El plan de García contó con el respaldo del gremio magisterial, de activistas, estudiantes, miembros de la comunidad, de la Asociación de Escuelas Chárter de California.

Fue una jornada de casi doce horas ya que se trataron casi una cuarentena de asuntos y los últimos fueron los relacionados con la policía. Sólo hubo un receso para descansar y comer. En ningún momento, sin embargo, se redujo el nivel de adrenalina. Y por eso el desencanto cuando se produjeron las votaciones -acentuadamente en contra- de esas tres propuestas.

MAESTROS, ALIADOS DE ESTUDIANTES

El líder del sindicato de docentes, Alex Caputo-Pearl, apoyó la propuesta de García y pidió a los miembros de la Junta Educativa que escucharan al movimiento juvenil amplio y sin precedente, liderado por Black Lives Matter-LA y Students Deserve, que se manifiesta en las calles con el respaldo de  investigaciones, de estudios, que muestran que la presencia de la policía en las escuelas no hace que sean más seguras y tiene un impacto perjudicial en los estudiantes, especialmente los negros.

En un texto que escribió el dirigente, hace lo que llama “pregunta fundamental”: “¿Por qué en las últimas décadas hemos aumentado la presencia policial en las escuelas de las comunidades de color, especialmente en las escuelas negras, mientras que hemos permitido que se corten los apoyos académicos y socioemocionales?  La respuesta es el racismo institucional y la aceptación implícita de una cultura que criminaliza a los estudiantes negros.  Debemos romper ese ciclo”.

Caputo-Pearl es de la idea de que se requiere una desinversión más profunda en el departamento de policía y dijo que apoyan la moción de García porque se alinea más estrechamente con lo que la Junta Directiva de UTLA apoyó abrumadoramente: la eliminación del 100% del presupuesto para la policía escolar.

Considera que las otras mociones debían ser retiradas

Caputo-Pearl dijo que el distrito escolar de Los Angeles debía seguir los pasos de Oakland, Richmond, San Francisco, Denver, Portland, Minneapolis, Milwaukee, Chicago, Filadelfia, Baltimore, Charlottesville y muchos otros distritos escolares y ciudades, que  han eliminado recientemente a la policía escolar, y otros votarán en los próximos días para hacerlo.

La presidenta electa de UTLA destacó la criminalización de los estudiantes afroamericanos y su arresto desproporcionado. Demandó respeto para ellos.

Dijo que este es un momento de cambio para el segundo distrito escolar más importante de Estados Unidos para dar paso a nuevos tiempos y dejar atrás el miedo. Abogó por escuelas sin policías.

OTRAS PROPUESTAS

Otra resolución, escrita por Jackie Goldberg, pidió reducir el presupuesto en 20 millones de dólares en el año académico 2020-21, limitar a los oficiales a los perímetros del campus, y revisar las recomendaciones de un grupo de trabajo sobre reducciones a largo plazo para el departamento. Recibió un voto afirmativo de Kelly Gonez después de las enmiendas.

“Mi resolución propone algunos cambios inmediatos en la policía escolar, pero también da a un grupo de expertos y partes interesadas tiempo para determinar cómo es la reinvención de la seguridad escolar”, dijo Goldberg antes de una votación.

“Si no hacemos nada hoy, no significa que no debamos hacer nada. Creo que es una pena, porque habría sido bueno tener algún resultado y hacer avanzar las cosas”.

La tercera resolución, de George McKenna, pedía un panel para revisar el papel y las responsabilidades de LASPD para determinar las oportunidades de reforma. Los partidarios del departamento de policía, así como el presidente de la junta Richard Vladovic y el miembro Scott Schmerelson, votaron a favor de su plan.

“¿Sabemos realmente lo que hace la policía escolar todos los días? La policía está siendo mal calificada incluso cuando los niños dicen que están siendo criminalizados por la policía, y eso no es justo”, dijo Mckenna, el único miembro afroamericano de la junta escolar.

El derrotero del departamento de policía lo dictaminará el grupo de trabajo – creado a instancias del Superintendente Beutner-  integrado por educadores, ex defensores públicos y expertos en políticas públicas que lo estudiarán y harán recomendaciones a la junta escolar en agosto.

La corporación emplea a 416 oficiales con un presupuesto de aproximadamente 70 millones de dólares. El presupuesto total del distrito supera los 7.000 millones de dólares.

Un oficial armado es asignado a cada escuela secundaria, que también tienen un asistente de seguridad desarmado. Las escuelas primarias son monitoreadas por patrullas itinerantes. Los oficiales de LASPD son mayoritariamente latinos, 22% negros y 12% blancos, según representantes sindicales de la policía.

Según los datos del distrito, el personal respondió a más de 100.000 llamadas de emergencia el año pasado, incluyendo amenazas de tiroteo masivo, así como robos, agresiones sexuales y otros delitos.

SE LA VAN A COBRAR

Una vez que el semáforo rojo se puso a las tres propuestas, hubo una reacción de enfado. “Todos los que votaron en contra de la Moción de libertad perdieron y representan el pasado racista”, dijo Channing Martínez, director de organización del Centro de Estrategia Laboral/Comunitaria.

Y advirtió: “No pueden detener este autobús en movimiento.”

“Estoy enojada porque LAUSD no hizo nada sobre las formas en que los estudiantes negros están siendo vigilados”, dijo Sarah Djato, una organizadora del grupo liderado por jóvenes Students Deserve.

La doctora Melina Abdullah, cofundadora de Black Lives Matter LA, quien había pedido a los miembros de la junta que votaran con valentía, una vez que tomaron la decisión, advirtió: “Los botaremos”.